Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Te compensa un poder que te exige dejar de ser tú?

BANK CHECK

Rawpixel.com I Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/03/19

Las personas NO tenemos precio, la autenticidad garantiza tu libertad

Me tienta el poder. De nuevo pongo el acento en mi yo. Quiero tener poder. Quiero que no me hagan daño. Quiero ser eterno. Lo llevo impreso en el corazón como un deseo con el que nazco. Que todo sea mío.

Y a cambio, ¿arrodillarme ante el demonio? ¿Convertirme en su servidor para tener vida, para tener poder?

A veces veo que tengo un precio. Estoy dispuesto a renunciar a mis principios, a mis creencias, a cambio de un bien que me ofrecen. “Si haces esto…”.

Hay siempre una condición. Si dejo de lado mi fe, mis creencias, mis principios. Si renuncio a mi pobreza. Si me callo.

Simplemente tengo que decir que sí a lo que me piden. Parece sencillo, sólo es un trueque.

Renuncio a ser honesto, verdadero, auténtico, fiel, honrado. Renuncio a amar, renuncio a poner al otro en el centro. Renuncio a mis límites.

Me dejo tentar para conseguir un deseo que creo que me hará libre. Pero no es así. El límite forma parte de mi felicidad.

Leía el otro día: El deseo y la limitación constituyen dos aspectos inseparables de una misma componente, en el sentido de que ambos van siempre juntos, es decir, que sólo en la fantasía pueden concebirse por separado. Sin límites no puede haber orden y estabilidad[1].

Mi corazón se deja tentar fácilmente. El límite forma parte de mi camino. Es mi verdad más profunda. Tengo límites porque soy mortal, contingente, humano, débil.

Y yo quiero el poder. Me tienta que me obedezcan, que hagan lo que les pido. Y abuso de mi poder cuando lo tengo en mis manos.

Soy poderoso sólo porque han confiado en mí. ¿Cómo uso ese poder?

Quiero ser honesto. No renunciar a mis principios. Ser auténtico y fiel.

El límite forma parte de mi vocación. Tengo límites que me hacen más humano. Los acepto.

Hay deseos que no se harán nunca realidad. Lo veo con mucha paz y libertad. No deseo lo imposible que no forma parte de mi camino. Y sonrío ante esa renuncia que me hace más libre.

[1] Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

Tags:
autenticidadcorrupcionpodertentación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.