Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Marilyn Hull: “La ceguera de mi marido ha sido algo muy doloroso, pero también un regalo espiritual”

NOTES ON BLINDNESS
Artificial Eye
Comparte

La película ‘Contemplación’ sigue la lucha interior del difunto teólogo John Hull tras quedarse completamente ciego. Hablamos con su mujer para entender cómo fue esta vivencia

“Dejar de ver y aprender a mirar” es algo que Marilyn Hull entiende íntimamente. Apenas un año después de casarse, su marido John -teólogo y profesor universitario-perdía la vista y quedaba totalmente ciego. Esta experiencia, sin embargo, no le derrotó: al contrario, encontró una nueva manera de percibir sus relaciones con el mundo, con Marilyn y con Dios.

La historia de amor entre John y Marilyn comienza con una película -habían ido juntos al cine a ver Lo que el viento se llevo, y allí se enamoraron- y acaba en otra. Este viernes 15 de marzo llega a las salas españolas el documental Contemplación, en el que los directores británicos Peter Middleton y James Spinney reviven los primeros años del matrimonio tras la pérdida de visión del profesor.

John Hull falleció en 2015, mientras se rodaba la película que ha despertado el interés de público y crítica: Contemplación estuvo nominada, entre otros, a dos premios BAFTA.

Te puede interesar: ‘Contemplación’: cuando la ceguera te lleva a ver de verdad

Lo que ahora nos ocupa es que hemos podido hablar con Marilyn Hull sobre su matrimonio y sobre cómo afrontaron juntos este período de oscuridad.

-¿Cómo fueron los primeros años desde que su marido quedó totalmente ciego?

Este es el periodo que Contemplación retrata; fueron años a la vez difíciles y llenos de alegría, porque la ceguera de John se unió al nacimiento de nuestro primer hijo juntos. Dos grandes eventos -uno doloroso y uno gozoso- sucedían al mismo tiempo, y fue todo muy intenso. De hecho, el libro que John escribió sobre este tiempo -titulado Touching the rock– trata tanto la paternidad como la ceguera. 

– En la película, usted habla de cómo deseaba acompañar a su marido, pero no sabía cómo.

Desde luego, me preocupaba ver a John entrar a un mundo al que ninguno de los que estábamos a su lado podíamos seguirle… Ha sido siempre una de las preguntas clave de mi vida: veía cómo John marchaba hacia ese otro mundo y experimentaba unos cambios tan enormes que yo no podía empatizar con ellos, por mucho que lo desease. Solo había una manera de que yo pudiera ayudarle a vivir auténticamente su vida.

-¿Cuál?

Dejarle ir, dejarle marchar a ese otro mundo de la ceguera, aunque al ir allí olvidase mi rostro. Seguir a su lado como pudiese y amarle tal y como es. Más tarde, gracias a haber ido hasta allí, John pudo escribir de una forma terriblemente conmovedora sobre las implicaciones psicológicas, emocionales y espirituales de vivir en el mundo sin luz. Nuestra situación particular, no obstante, es parte de una cuestión humana universal: la relación entre el sufrimiento y el amor.

-Hay un momento de Contemplación en que se habla de la ceguera como un “regalo paradójico”, ¿por qué?

La ceguera fue un regalo que John no quería ni para sí mismo ni para sus hijos… pero un regalo, al fin y al cabo, porque abrió su mente a un universo que nunca hubiese imaginado. En lo ordinario, por ejemplo, descubrió el universo del tacto, tan ninguneado por las personas que vemos, pero además cambió como persona. Él -un hombre privilegiado, occidental, de clase media- se vio de repente con una discapacidad que le hizo sentir marginado.

-Y esto le afectó.

Profundamente. La gente, al ver que era ciego, de repente no le hablaba: si íbamos juntos, me hablaban a mí, ¡como si John no pudiera entenderles! Esta marginación le hizo abrir la mente a temas de justicia social, luchas en las que estuvo muy activo. La ceguera también fue un regalo espiritual, ya que -después de un viaje interior muy largo- alcanzó una relación mucho más profunda con Dios.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

*Contemplación se estrena en España el 15 de marzo en los cines Conde Duque Alberto Aguilera de Madrid y en los cines Girona y Verdi de Barcelona. A partir del 22 de marzo podrá verse además en los Cines Paz de Madrid y en ABC Park, en Valencia. 

Habrá también pases únicos el 21 de marzo a las 20h en Sevilla (Nervión), Córdoba (El Tablero), Toledo (Luz del Tajo), Madrid (Palacio del Hielo), Alicante (Panoramis), Cuenca (Multicines), Murcia (Centrofama) y Zaragoza (en Gran Casa, este a las 19.30h).

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.