Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Podrá curarse el VIH? Un segundo caso de trasplante en España da nuevas esperanzas

4 PM production
Comparte

El VIH es el virus de inmunodeficiencia adquirida que causa el SIDA o síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Sin embargo, VIH y SIDA no son términos equivalentes. Hay personas con el VIH que no tienen SIDA. El SIDA es la enfermedad que el VIH provoca en el sistema inmunitario debilitándolo y se puede ser sólo portador o desarrollar la enfermedad

En 2008 la noticia dio la vuelta al mundo. Por primera vez,  un hombre seropositivo, Timothy Brown, en su momento más conocido como ‘El Paciente de Berlín’tras ser sometido a un trasplante de células madre para superar una leucemia mieloide aguda (LMA) se curó del VIH. Brown dejó de tomar el tratamiento antirretroviral y hoy, 11 años después, el virus sigue sin reaparecer en su sangre. 

Ahora la revista ‘Nature’ ha publicado el caso de la segunda persona que, tres años después de un trasplante de células madre de médula ósea, y un año y medio después de dejar de tomar fármacos antirretrovirales, siendo portadora del VIH  no tiene ningún rastro detectable del virus en su organismo.

Los médicos, por prudencia,  aún no quieren hablar de “curación” pero lo cierto es que es impensable que una persona seropositiva permanezca todo este periodo de tiempo sin tomar el tratamiento antirretroviral porque el virus vuelve a reaparecer rápidamente. El estudio ha sido liderado por el University College de Londres y se ha realizado en el marco del consorcio internacional IciStem, coordinado por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa (Barcelona) y el University Medical Center de Utrecht (Holanda).

El paciente de “Londres”, así se le conoce ya que su identidad se mantiene en el anonimato,  era portador del VIH desde 2003, aunque no comenzó a tratarse con antirretrovirales hasta años más tarde. En 2012, fue diagnosticado de un linfoma de Hodgkin, un cáncer de la sangre, por el que tuvo que recibir un trasplante de médula en 2016. Tras someterse al trasplante, los médicos decidieron interrumpir el tratamiento antirretroviral. 

Los investigadores insisten en que el trasplante de células madre se realiza para curar el linfoma y dejan claro que no se trasplanta a pacientes para curar el VIH. La Dra. Maria Salgado, coautora del estudio e investigadora de IrsiCaixa afirma que “un trasplante es una intervención muy invasiva con una mortalidad de un 40-50 por ciento”, e insiste en que “nunca pensamos que un trasplante pueda  ser aplicable a las personas infectadas por VIH. Estos dos pacientes tenían una enfermedad hematológica grave y necesitaban el trasplante para curar esa enfermedad”. 

Preguntado por el caso, el Dr. Steve Deeks, especialista en sida de la Universidad de California, campus San Francisco, opina que este estudio es “una esperanza que debe procesarse con realismo ya que el VIH es un adversario astuto y los científicos y pacientes que viven con el virus conocen muy bien los fracasos del pasado en la lucha contra la epidemia”. 

Sin lugar a duda, este segundo éxito debe tomarse como un paso más en una larga carrera de fondo, de ahí la prudencia de los investigadores. Pero quizás el mayor  apunte haya que ponerlo en el hecho de que este avance no induzca a pensar que los pacientes infectados con el VIH puedan dejar de tomar los tratamientos antirretrovirales. 

En el mundo hay 35 millones de personas seropositivas y la realidad es que los dos  hombres que se cree están curados tenían el VIH y además cáncer. Ambos recibieron trasplantes de médula ósea para tratar el cáncer, no el VIH. 

Aún tratándose de excepcionales y extremos,  estos casos demuestran que la  capacidad de regeneración del cuerpo humano es extraordinaria y se mantiene como una gran incógnita. Además, es un hecho que las nuevas terapias y la genética están avanzando a un ritmo vertiginoso y, en este sentido, no es descabellado pensar que en un futuro se encuentre un tratamiento específico para la remisión o curación del VIH como lo han logrado los trasplantes con estos dos pacientes. Se persigue llegar al mismo fin pero los caminos son diferentes. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.