¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Conoces la ciudad donde vives? Practica el “slow tourism”

TOURISTES, PARIS
© Ekaterina Pokrovsky
Comparte

Empápate de tu cultura más cercana y conviértete en un ciudadano curioso. Te sorprenderás

Un profesor de la Facultad llegó un día con unas diapositivas a clases y empezó a exponerlas una a una. Eran una serie de edificios que nos parecían preciosos, dignos de fotografías y visitas. Nos preguntó si sabíamos qué eran y dónde estaban pero fuimos incapaces de responder.

Pues bien, se trataban de construcciones de la mismísima Gran Vía madrileña, como el Oratorio del Caballero de Gracia, una iglesia alineada con el resto de construcciones; la parte alta de muchos edificios de la calle, azoteas y balcones con grupos escultóricos… Era la ciudad donde estudiábamos, pero ni nos habíamos fijado más allá de los grandes edificios icónicos de la arteria madrileña. ‘Siempre vamos mirando al suelo’, concluyó el profesor, que no necesitó explicar nada más para que captáramos la lección.

Por nuestro ritmo de vida o por puro despiste, pero a veces se nos escapan los tesoros que se esconden en nuestro barrio y en nuestra ciudad. Simple y llanamente porque están cerca y no les prestamos atención. ¿Te cruzas medio mundo en vacaciones pero no has estado en el museo más pintoresco de tu ciudad? ¿No sabes qué se esconde en el pueblo vecino? Pues que sepas que también se puede ser turista sin hacer muchos kilómetros. Empápate de tu cultura más cercana y conviértete en un ciudadano curioso. Te sorprenderás.

Los expertos en turismo nos dan las claves para ello. Desde invitar a amigos y familiares que viven fuera a nuestra ciudad para hacerles de guía, a fijarte por los sitios que vas pasando cada día. Hay muchas formas de turistear-viajar por tu propia localidad: consulta más la agenda culturas de tu ciudad y por qué no, anímate a sacar la cámara de fotos.

Organízate un tour. Puedes hacerlo tú solo, con amigos o incluso buscando un guía turístico. ¿No es algo que haces cuando vas a otros destinos de turismo? Pues hazlo en casa. Desde la comodidad de tu ciudad vas a descubrir muchas cosas nuevas. No hace falta ni que sea un día festivo: cambia tus rutinas y ve por otra zona al trabajo, o a recoger a los niños. Mira hacia arriba y descubre. ¿Conoces todos los parques de la zona? Anímate a pasearlos.

La historia, ay, la historia. Los nombres de las calles suelen darnos las pistas de las cosas que pasaron en nuestra ciudad. Pero la mayoría de las veces no sabemos ni quién son. Ni qué paso en la plaza de al lado de nuestra casa. Lee un poquito, acércate a los museos de tu ciudad y tendrás una gran herramienta para conocer tu ciudad. La agenda cultural te ayudará a conocer las efemérides y la cultura local. De la gastronomía a los eventos más festivos. Si es tu ciudad de siempre como si es un sitio al que has llegado nuevo conocer más siempre dará más puntos a tu relación con el entorno.

Las fotos. Vuelves de tus vacaciones con las tarjetas de memoria a reventar, pero ¿cuántas fotos tienes de tu ciudad? Hoy muchas instituciones organizan concursos de fotografía precisamente para esto, para conocer mucho más las ciudades donde vivimos. Suelen hacerlo desde instituciones públicas, Colegios de Arquitectos… Busca terrazas y azoteas visitables. Lo hacemos siempre que vamos de viaje. Buscar la foto del skyline. ¿Conoces la de tu ciudad? Seguro que hay algún sitio donde captarlo.

Sé un turista ético y responsable, y sin prisas. Nuestra conciencia eco nos recuerda que muchas de las cosas que hacemos por turismo contaminan, desde el queroseno de los aviones hasta no cuidar bien el entorno. Serlo en nuestra propia casa nos ayuda más a ver ese lado y a contribuir a no aumentar nuestra huella ecológica. A la vez, rompes la monotonía y enriqueces tu conocimiento.

Y por si fuera poco, no tienes que ir con prisa como cuando vas de turismo con los días contados. Lo que no puedas ver hoy, esta vez sí, puedes dejarlo para mañana. Slow tourism en casa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.