Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 24 abril |
San Fidel de Sigmaringa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cuál es tu mayor tentación?

Briton_Rivière_-_The_Temptation_in_the_Wilderness

Public Domain

La tentation au désert, Briton Rivière, 1898

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/03/19 - actualizado el 10/02/23

Tengo una herida, la mía, nadie más la tiene igual, la forma de mi herida es mi forma original de vivir... Una interesante reflexión del padre Carlos Padilla

Ser tentado es lo más humano. La tentación me toca en mi debilidad. La debilidad de Jesús era ser hombre. Había renunciado al poder de Dios. No lo sabía todo, no lo podía todo, no estaba en todas partes, no era inmortal.

Se había limitado en el tiempo y en el espacio. No podría hacer uso de su esencia divina. Era Dios y era hombre.

No conocía el pecado. No estaba roto por el pecado original. Ni tenía la fragilidad que al hombre lo lleva a hacer el mal.

El bien y el mal

Hay en mí dos fuerzas internas que luchan continuamente. Una de ellas surge de la bondad de mi alma. De ese Abel que tengo muy dentro.

Y otra fuerza me lleva al mal. A querer el mal. A buscar la maldad que en realidad no deseo. El pequeño Caín que llevo dentro.

Y el demonio conoce mi fragilidad. Sabe que estoy roto y que puede fácilmente vencer mis resistencias.

El demonio empuja a desconfiar

Puede insinuarme paraísos terrenos que calmarían mi sed de infinito. Me muestra un cielo en la tierra que él se ha inventado.

Haciéndome creer que seré feliz si como de ese árbol prohibido. O sigo sus pasos hacia el vergel que él me presenta tan atractivo en medio de mi desierto, un espejismo.

El demonio conoce la renuncia de Jesús. Es el hijo de Dios. Sabe cómo puede tentar a Jesús. Porque Jesús ha abrazado la carne humana.

Y conoce al mismo tiempo quién es su Padre que lo ama: “Este es mi hijo amado, mi predilecto”, escuchó su voz en el Jordán.

Un anhelo de infinito que encontraba un eco muy hondo. Era Dios. Era el hijo de Dios. Pero no tenía todo el poder de Dios.

La tentación

Limitado en su carne había abrazado el querer de hombre. Su voluntad débil. Su alma frágil.

El demonio se acerca sigiloso en el silencio de su desierto. Lo ve con hambre, necesitado porque es hombre.

Lo tienta con la posibilidad de no dejar de ser Dios. Es la mayor tentación para el Hijo de Dios. No tiene por qué renunciar a tanto. Podría ser Dios entre los hombres. Capaz de todo. Sin límites. Hacedor de milagros. Un mago.

¿Para qué tanta renuncia? ¿Qué sentido tiene? Podría salvar a todos. Ser adorado por todos. Respetado por todos. Incluso temido por todos. ¿Por qué no?

El demonio tienta a Jesús que es hombre, que es Dios. También me tienta a mí como hombre.

Mi debilidad

Quiero ser como Dios. Ser perfecto y hacerlo todo bien. Quiero hacer todo lo que me propongo.

El demonio conoce mi debilidad humana y se acerca. Tengo una fragilidad en mi alma. Dice el padre José Kentenich:

“El hombre siempre tuvo dificultades para arraigarse en el mundo sobrenatural porque su naturaleza está lesionada, agobiada e infectada por el pecado original”.

Soy débil. Tengo una herida, la mía, nadie más la tiene igual.La forma de mi herida es mi forma original de vivir. Estoy herido.

Comenta san Agustín:

“Aunque en el Paraíso, antes de pecar, no podía todas las cosas, con todo, lo que no podía no lo quería, y por eso podía todo lo que quería; pero ahora, el hombre se ha vuelto semejante a la vanidad [en vez de semejante a Dios]; pues ¿quién podrá referir cuánta inmensidad de cosas quiere que no puede, entretanto que él mismo a sí propio no se obedece?”.

Tendencia a la infidelidad

Soy frágil en mi pecado. Ahora no puedo hacer lo que quiero hacer. Antes lo que no podía no lo quería. Ahora lo deseo, lo quiero. No acepto la renuncia. Me rebelo contra la impotencia.

Sueño con lo que no he elegido. Desprecio lo que poseo. Anhelo lo que no me pertenece. Por envidia, por vanidad, por orgullo.

El demonio conoce mi alma enferma y me seduce mostrándome como posible lo que deseo. Sabe que soy frágil en mis amores. Y que lo que hoy deseo mañana lo cambio sin problema.

Conoce la facilidad con la que caigo en la infidelidad y lo rápido que me canso de las cosas. Conoce mi alma hasta lo más profundo y por eso me tienta.

Me muestra como posible lo que mi alma apetece. Quiere que lo posea todo, que lo sea todo, que lo pueda todo.

Talón de aquiles

¿Cuál es mi mayor tentación? Tendrá que ver con mi herida fundamental. Con mi carencia más honda.

O no he sido tan querido como necesito. Quizás no me han valorado en mi entrega y generosidad.

Puede ser, me han dejado solo y no me han buscado ni enaltecido cuando lo necesitaba. O no me han dejado la libertad que precisaba y estoy herido.

Y entonces la tentación entra como el agua por la grieta. Se desliza suavemente sin hacer ruido. Cuando intento darme cuenta es tarde. Hay un fango en mi interior que retiene mis pasos. No puedo salir.

La voluntad claudica y me veo arrastrado hacia dónde no quiero ir. Es un muro contra el que choco sin poder resistirme. Imposible resistir su fuerza.

Tal vez demasiado tarde para oponer resistencia. Cuando he dejado entrar el agua suave, o la brisa suave, sin hacer nada por evitarlo.

No está todo perdido

Ya está todo hecho. Una vez el agua dentro, o el viento dentro. No puedo pararlo con mi voluntad. He caído. Y me maldigo a mí mismo.

Pero no es culpa mía por esa caída última. Es más bien antes cuando debería haber parado los pasos. Antes de todo. Cuando aún era más fuerte que el agua débil o que la brisa suave. En ese momento podía. Después ya no.

El demonio tienta a Jesús con la posibilidad de satisfacer sus deseos. Le ofrece renunciar a sus límites para poder ser Dios.

Jesús tiene hambre y sed después de cuarenta días. Son necesidades básicas. Basta una orden suya para conseguir alimento.

Tienta también el demonio a Jesús con la posibilidad de ser poderoso.

Dueño de todos los reinos. Inmortal. Invencible. ¿Acaso no era Dios? Esa tentación podía debilitar el corazón de Jesús. Podría hacerlo dudar. Hacer uso de su poder divino. Olvidarse de su impotencia. Renunciar a la pobreza de la carne. Y adorar al demonio. Volver el corazón hacia el mal.

Hoy siento que me gusta estar protegido y no caer. No quiero ser herido. No quiero morir. Pero también sé que no tengo que servir al mal para conseguirlo.

Dios protege y salva

Miro a Dios y escucho las palabras que hoy repito en el salmo:

“Está conmigo, Señor, en la tribulación. No se te acercará la desgracia. Te llevarán en sus palmas, para que tu pie no tropiece en la piedra; caminarás sobre áspides y víboras, pisotearás leones y dragones. Se puso junto a mí: lo libraré; lo protegeré porque conoce mi nombre, me invocará y lo escucharé. Con él estaré en la tribulación, lo defenderé, lo glorificaré”.

El Señor es mi Dios. Él me protegerá. No tengo que temer los infortunios ni las desgracias. Miro mi historia sagrada.

Miro mi propia historia. He sido salvado. No tengo que renunciar a nada para vivir confiado. Dios me lleva en la palma de su mano.

Tags:
libertadmaltentación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.