Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las reglas del minimalismo y los santos

© Unsplash
Comparte

Antes que Marie Kondo, san Francisco nos enseñaba a reducir y buscar lo esencial

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El minimalismo es la tendencia a reducir todo a lo esencial, a despojar de elementos sobrantes. Esta palabra o tendencia hoy en día está muy de moda, más aún gracias a la exitosa serie de Netflix, que tiene como protagonista a la “gurú” del orden Marie Kondo.

Y si aunque esta tendencia nace en los años 60’, podríamos decir que ya antes los santos nos enseñaron con su testimonio a reducir todo para centrarnos en lo esencial, Cristo.

No por nada hay una orden de las ramas de los franciscanos que se llaman los “mínimos”, que tiene como fundador a san Francisco de Paula.

Pero el minimalismo de los santos va más allá de lo estético, es un despojarse del todo como signo de caridad para los hermanos, para la Iglesia y para centrar toda la vida sin “elementos” que distraigan u obstaculicen el amor a Cristo.

En estas 6 reglas del minimalismo podemos ver como los santos van mucho más allá dando su “toque”, el testimonio de vida:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.