Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Basílica de Santa Francisca Romana

Karelj,
Comparte

Una joya muy cerca del Coliseo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La Basílica Santa Francisca Romana es una iglesia situada en el histórico Foro Romano, que sustituyó a la Iglesia de Santa María Nova, construida sobre las ruinas del antiguo Templo de Venus, y para rememorar, (según la leyenda) donde Simón el mago desafió con sus artes mágicas a san Pedro. El lugar custodia las huellas impresas del santo sobre una laja de piedra.

En el siglo XII el edificio fue sometido a una importante reestructuración con el añadido de un campanario y la decoración del ábside. En1440, con el traslado de las reliquias de Santa Francisca Romana enterrada bajo el altar mayor la iglesia cambió su nombre y su dedicación de iglesia a basílica.

Francesca, llamada por los romanos ‘Ceccolella’, se casó solo doce años, por intereses familiares, con el noble Renzo de ‘Ponziani, pero su único pensamiento era hacer buenas obras y dedicarse a la caridad.

Ceccolella fue santificada en 1608 y es una bonita tradición romana que el 9 de marzo de cada año (aniversario de su muerte) una multitud de automovilistas con sus vehículos se reúnen cerca de la iglesia para recibir la bendición: Francisca es de hecho la patrona de los automovilistas.

En 1649 el Bernini colocó en la iglesia una estatua de bronce dorado de la santa, que desapareció durante la ocupación napoleónica: la que vemos hoy en la basílica es una copia de Giosuè Mieli.

La iglesia atesora muchas obras de arte: en el altar mayor hay una preciosa “Virgen con el Niño” del siglo XII y en el ábside se puede admirar un mosaico de 1100 que representa a la “Virgen en el trono con el Niño”.

Pero lo más precioso, es sin dudas, la imagen de la “Virgen Glykophilousa”, un ícono dotado de hermosura que data del siglo V o VI, que salió a la luz durante los trabajos de restauración de 1949.

Pero obviamente lo que más atrae a los turistas son las famosas huellas de las rodillas de san Pedro, impresas sobre el sílice.

En esta iglesia también está enterrado el papa Gregorio XI, que trasfirió el papado a Roma desde Aviñón.

Si tu meta es el Coliseo, no dejes también de visitar esta hermosa basílica que queda sólo a unos pasos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.