Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 enero |
San Antonio Abad
home iconCuriosidades
line break icon

Y el Papa cocinó para una boda...

© Tracy Hunter

Esteban Pittaro - publicado el 05/03/19

Ocurrió en el verano del 92 y Jorge Bergoglio decidió el menú y se puso el primero a cocinar

Durante su período en la provincia de Córdoba, Jorge Bergoglio, sacerdote jesuita, vivió en una residencia para ancianos y enfermos. En la Residencia Mayor se alojó en la habitación 5. Lo recibió Ricardo, el encargado de organizar las labores en esa residencia, un laico al que había conocido durante unos Ejercicios en el Colegio Máximo, de San Miguel. En la Residencia había 21 sacerdotes ancianos que acompañar, cuatro de ellos postrados, y se servía mate cocido a los pobres que todas las tocaban a la puerta.

El hoy Papa ayudaba a cambiar a los sacerdotes y asearlos, celebraba la Misa bien temprano, escribía y estudiaba, confesaba, y ocasionalmente visitaba a algún familiar. En una ocasión, sin embargo, le tocó improvisarse como Jefe de Cocina para una boda.

Era el verano del 92. Una sobrina de Ricardo contraería matrimonio, y la tarea de preparar la comida para la celebración familiar había recaído sobre Ricardo y otra sobrina, Irma, quien colaboraba en la cocina de la residencia. Pero estaban desconcertados sobre qué cocinar. Así los encontró el Papa, según se narra en el libro “Aquel Francisco”, de Javier Cámara y Sebastián Pfaffen.

El padre Bergoglio no sólo decidió cuál sería el menú, timbal de arroz con carne, sino que fue el primero en ponerse a preparar la comida. Un día entero, desde el alba, dedicó para colaborar
silenciosamente, como si fuese uno de los sirvientes de la boda de Caná obedeciendo con celeridad al pedid de Jesús de colaborar con la celebración haciendo, tras la invitación de María, lo que Él diga. Las bodas de Caná, lo ha dicho el Papa, es uno de sus pasajes preferidos del Evangelio.

No sólo ayudó en la decisión y la cocina para que los novios de sus amigos puedan tener una boda digna, sino que además, para que pudieran estar sin problemas en la boda, ese día se ocupó de los menesteres del hogar.

A los pocos meses, esa etapa cordobesa del padre Bergoglio se terminaría repentinamente con su traslado a Buenos Aires, donde sería designado obispo auxiliar.

El Papa Francisco y las Bodas de Caná

Audiencia del 8 de junio del 2016: “Las palabras que María dirige a los sirvientes coronan el marco nupcial de Caná: «Haced lo que Él os diga» (v. 5). Es curioso, son sus últimas palabras que nos transmiten los Evangelios: es su herencia que entrega a todos nosotros. También hoy la Virgen nos dice a todos: «Lo que Él os diga —lo que Jesús os diga—, hacedlo». Es la herencia que nos ha dejado: ¡es hermoso! Se trata de una expresión que evoca la fórmula de fe utilizada por el pueblo de Israel en el Sinaí como respuesta a las promesas de la Alianza: «Haremos todo cuanto ha dicho el Señor» (Ex 19, 8). Y, en efecto, en Caná los sirvientes obedecen. «Les dice Jesús: “Llenad las tinajas de agua”. Y las llenaron hasta arriba. “Sacadlo ahora, le dice, y llevadlo al maestresala”. Ellos lo llevaron» (vv. 7-8). En esta boda, se estipula de verdad una Nueva Alianza y a los servidores del Señor, es decir a toda la Iglesia, se le confía la nueva misión: «Haced lo que Él os diga». Servir al Señor significa escuchar y poner en práctica su Palabra. Es la recomendación sencilla pero esencial de la Madre de Jesús y es el programa de vida del cristiano”.

Homilía en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, 7 de noviembre de 2011:* “No hay lugar para ningún tipo de gnosticismo ni de pelagianismos “heroicos”. Todo es gracia, gracia tangible derramada por amor. Todo es concreto: hay una madre, está el Hijo eterno nacido de mujer, hay amigos y discípulos. La madre indica, intercede y finalmente dispone pero en referencia al Hijo: “hagan lo que Él les diga”. Deja lugar a que, en el espacio de Caná, la Palabra eterna pronuncie la palabra del momento. Y aquella Palabra en la que fueron creadas todas las cosas (cfr. Colos. 1: 16), en la que todo subsiste (id. 17), se ocupa de seis tinajas, y confiere entidad de colaboradores del signo de salvación a los sirvientes del banquete. Lo grande y lo pequeño junto… y la mediación de esa mujer madre que posibilita el diálogo entre ambos, lo eterno y lo temporal, para que Dios continúe involuncrándose en nuestro andar”.

*Homilía en Eucaristía celebrada en la ciudad de Iquique, Chile, 18 de enero de 2018: “*Y así María anda por nuestros poblados, calles, plazas, casas, hospitales. María es la Virgen de la Tirana; la Virgen Ayquina en Calama; la Virgen de las Peñas en Arica, que anda por todos nuestros entuertos familiares, esos que parecen ahogarnos el corazón para acercarse al oído de Jesús y decirle: mira, «no tienen vino». Y luego no se queda callada, se acerca a los que servían en la fiesta y les dice: «Hagan todo lo que Él les diga» (Jn 2,5). María, mujer de pocas palabras, pero bien concretas, también se acerca a cada uno de nosotros a decirnos tan solo: «Hagan todo lo que Él les diga».

Y de este modo se desata el primer milagro de Jesús: hacer sentir a sus amigos que ellos también son parte del milagro. Porque Cristo «vino a este mundo no para hacer una obra solo, sino con nosotros, el milagro lo hace con nosotros, con todos nosotros, para ser la cabeza de un cuerpo cuyas células vivas somos nosotros, libres y activas, así hace el milagro Jesús con nosotros».[2]

El milagro comienza cuando los servidores acercan los barriles con agua que estaban destinados a la purificación. Así también cada uno de nosotros puede comenzar el milagro, es más, cada uno de nosotros está invitado a ser parte del milagro para otros”.

Quizá por ello Papa Francisco tenga especial predilección por recibir y saludar a los recién casados:

Tags:
bodapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.