¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lo que no se da, se pierde

ISA SOLA
Comparte

Con esta frase se resume lo que fue el motor de vida de Isa Solá, misionera asesinada en Haití en 2016. La periodista Mey Zamora recoge su testimonio de vida en un libro para que otros puedan seguir sus huellas.

Conducía un Toyota Land Cruiser por las calles de Puerto Príncipe, la capital de Haití, como tantas otras veces. Pero no sabía que aquel 3 de septiembre de 2016, sería su último día de vida. Isa Solá, misionera de Jesús-María en aquel país, sufrió el asalto de un hombre armado. Le disparó y salió huyendo en una motocicleta conducida por otro hombre. Isa, de 51 años, fallecía sin que nadie pudiera hacer nada por evitarlo, en medio del bullicio y la desorganización, en el popular barrio de Bel Air.

“Si de alguien me enamoré locamente fue de Jesús”

Llegaron las noticias de su fallecimiento desde la casa que las religiosas de su congregación tienen en Estados Unidos. Más tarde aparecía su “testamento espiritual”, un texto sencillo de word en el que ella misma había dejado escrito el sentido de su vida: “Si leéis esto…”, comenzaba dando por hecho que aquello implicaba su muerte prematura. “He sido feliz y he estado donde más siempre he querido, en África y luego en Haití…”. “Si de alguien me enamoré locamente fue de Jesús”, decía. Máxima sencillez, máxima rotundidad.

Foto: MariaEugenia Diaz / ManosUnidas

Aquel golpe con sonido a muerte resonó con fuerza en la familia, los amigos, los conocidos que poco a poco fueron conociendo lo que había sucedido. En España, en Estados Unidos… Haití, ex colonia francesa, una tierra donde los religiosos viven contínuos episodios de violencia y la sociedad está casi permanentemente sumida en el enfrentamiento y la corrupción. La naturaleza es hostil y aquel rincón del Caribe, lejos de ser idílico como las playas de la vecina República Dominicana, podría decirse que casi es enemigo del ser humano: terremotos, huracanes…

Pero han transcurrido dos años y aquel golpe por la muerte de Isa Solá se ha hecho canción. Llega con la letra de la periodista Mey Zamora, quien ha publicado en Plataforma Editorial el libro “Lo que no se da se pierde”, en el que recorre la vida de la religiosa y misionera a la vez que sirve de reflexión sobre la vocación de los jóvenes.

ISA SOLA
Plataforma Testimonio

Isa lo podía haber tenido todo en su casa, en España… ¿qué hizo que decidiera orientar su vida hacia una entrega total a Dios en servicio de los demás? Aquella mujer rubia de grandes talentos tuvo una vida plena y llena de atractivo a pesar de las dificultades. Zamora recorre ese medio siglo de Isa para que a otros pueda servir como respuesta a los grandes interrogantes de nuestra existencia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.