Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: ¿Esperas a convertirte? A ver si Dios se enfada…

Shutterstock
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta: 5 minutos para no aplazar el cambio de corazón

Detenerse, ser consciente de los propios errores, saber que el final puede llegar de un momento a otro y no vivir repitiendo que la compasión de Dios es infinita: una justificación para hacer lo que uno quiere. El papa Francisco, en la homilía de la Misa hoy en Casa Santa Marta, recoge los “consejos” contenidos en el Libro del Eclesiástico y exhorta a cambiar el corazón, a convertirse al Señor.

“La sabiduría es algo de todos los días”, subraya Francisco, nace de la reflexión sobre la vida y del pararse a pensar en cómo se ha vivido. Viene de escuchar las sugerencias, como la del Eclesiástico, que parecen las indicaciones “de un padre a un hijo, de un abuelo a un nieto”.

No sigas tu instinto, tu fuerza, secundando las pasiones de tu corazón. Todos tenemos pasiones. Pero estáte atento, domina las pasiones. Tómalas de la mano, las pasiones no son cosas malas, son, digámoslo así, la “sangre” para llevar a cabo muchas cosas buenas, pero si no eres capaz de dominar tus pasiones, serán ellas las que te dominen. Deténte, deténte.

El Papa insiste en la relatividad de la vida. Cita el versículo de un salmo que dice: “Ayer pasé – dice Francisco – y vi a un hombre; hoy he vuelto y ya no estaba”.

No somos eternos – subraya el Pontífice – no podemos hacer lo que nos da la gana, confiando en la misericordia infinita de Dios.

No seas tan temerario, tan atrevido que creas que te apañas. “Ah, me he apañado hasta ahora, lo conseguiré…”. No. Te has apañado, sí, pero ahora no lo sabes… No digas: “La compasión de Dios es grande, me perdonará mis muchos pecados”, y así sigo haciendo lo que quiero. No hagas así. Es el último consejo de este padre, de este “abuelo”: “No esperes a convertirte al Señor”, no esperes a convertirte, a cambiar de vida, a perfeccionar tu vida, a quitar de ti la mala hierba, todos tenemos, quítala… “No esperes a convertirte al Señor y no aplaces de un día a otro porque de repente estallará la ira del Señor”.

“No esperes a convertirte”: es la invitación del Papa que exhorta a no aplazar el cambio de la propia vida, a tocar con la mano los fracasos y los fallos que todos tenemos, a no asustarnos pero a ser más capaces de dominar lo que nos apasiona.

Hagamos este pequeño examen de conciencia, para convertirnos al Señor: “Mañana intentaré que esto no suceda más”. Sucederá quizás, pero has conseguido gobernar tú tus pasiones y no ser gobernado por ellas, por las cosas que nos pasan, porque ninguno de nosotros sabe cómo y cuándo terminará la propia vida. Estos 5 minutos al final de la jornada nos ayudarán, nos ayudarán mucho a pensar y a no aplazar el cambio del corazón y la conversión al Señor. Que el Señor nos enseñe con su sabiduría a ir por este camino.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.