Aleteia

No hagas esto si eres jefe

Comparte

Un detalle así marca la diferencia a la hora de dirigir bien a quienes trabajan bajo tus órdenes.

Ser jefe deja margen para que a diario seas tú mismo quien decida cómo obrar en distintos momentos. La toma de decisiones es un punto distintivo entre los que saben dirigir con sabiduría y los que no.

Pero uno no nace con todas las instrucciones en el bolsillo. Ni siquiera las tiene cuando firma un contrato. Las aprende con el tiempo.

Existe una (mala) costumbre que un buen jefe no debería tener nunca. Así lo confirman las experiencias de dos altos cargos internacionales.

Rachel Haines, directora de Desarrollo Organizativo de Klarna, explica que «para construir un equipo eficaz  hay que tener en cuenta algunos factores. Uno de ellos es no poner presión al equipo. Para ello, no hay que mandar mails por la noche. Aunque los escribo por la noche, los mando al destinatario por la mañana».

«Examiné el impacto de mis actos»

Del mismo modo opina Lisa Huse, General Manager del Management Center Iberia de la división farmacéutica Roche Diabetes Care. «Examiné en el impacto que tienen mis actos en las personas que trabajan para mí», explicó en la Conferencia IESE Women Business, celebrada este mes en Barcelona.

MAN IN BED ON PHONE
Minerva Studio | Shutterstock

«Tengo que pensar en el impacto en las personas de mi equipo. En mi caso, duermo entre 5 y 6 horas, y debo ser consciente de que no todo el mundo descansa del mismo modo. Un día se me ocurrió una idea y mandé un correo a una persona de madrugada. Me llevé una sorpresa al ver su respuesta al instante y me di cuenta de que no podía enviar los correos electrónicos a cualquier hora«.

Tener en mente a las personas hará que nuestra toma de decisiones sea más acertada. Y para ello, Isabel Bozzino, Jefe de Ventas de EMEA Security Compete, de Microsoft, lo resumen en un criterio de actuación más general: «Tratar a los demás como quieren ser tratados». 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.