Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 20 junio |
Santa Florentina
home iconCultura e Historia
line break icon

¿Quién fue la primera monja?

PAULA

José Luiz Bernardes Ribeiro-(CC BY-SA 3.0)

Sandra Ferrer - publicado el 22/02/19

San Paula de Roma disfrutaba del lujo, de las fiestas y de los banquetes pero su vida cambió de la noche a la mañana

Paula fue una dama romana que después de vivir una existencia acomodada, con todo tipo de lujos, decidió dejarlo todo y seguir los pasos de Jesús de la mano de San Jerónimo. Después de dejar la mundana vida de Roma, Paula ayudó al santo a fundar en Belén un monasterio femenino que se convirtió en lugar de retiro y oración.

Desde los primeros siglos del cristianismo, las formas de vidamonacales empezaron a definirse manera espontánea entre los seguidores de Jesús. Hacia el siglo III, ya existían en algunos lugares de Tierra Santa, pequeños grupos de hombres que vivían retirados del mundo dedicados a la contemplación y la oración. Estos hombres, conocidos como “Abbas” o “Padres del Desierto”, fueron imitados por un puñado de mujeres que abandonaron todas sus posesiones y se convirtieron en “Ammas” o “Madres del Desierto”. Era cuestión de tiempo que aquellos primeros grupos de hombres y mujeres que optaron por dedicar su vida a Dios terminaran ocupando los primeros monasterios de la historia.

La historiadora y medievalista Régine Pérnoud afirma que “fue en Belén donde se fundó […] el primer convento de mujeres a cargo de las grandes damas romanas que habían seguido a San Jerónimo”. La principal dama romana fue Paula, entonces viuda, que había seguido los pasos del santo hasta Tierra Santa.

Paula había nacido en el 347 en el seno de una rica y poderosa familia senatorial. A los quince años se casó con Toxocio, un noble romano con el que tuvo cinco hijos y vivió un matrimonio feliz. Paula disfrutaba del lujo, de las fiestas y de los banquetes pero su vida cambió de la noche a la mañana cuando falleció su marido y vio el mundo con otros ojos. Paula ya había oído las palabras de algunos hombres santos, entre ellos San Jerónimo. Tras mucho meditar y prepararse espiritualmente, se convenció de que los bienes materiales no tenían sentido para ella y decidió despojarse de todos los lujos con los que había vivido hasta entonces y vivir una vida austera.

San Jerónimo se encontraba en Roma ejerciendo de secretario del pontífice Dámaso I pero tras su muerte en el 384 decidió tomar el camino a Tierra Santa. Paula no se lo pensó y siguió los pasos del santo acompañada de una de sus hijas, Eustoquia. Jerónimo anotó minuciosamente aquel viaje en un texto conocido como El epitafio de Paula.

Paula visitó Chipre, Antioquía, Egipto y los principales enclaves sagrados de Tierra Santa hasta que decidió instalarse en Belén donde trabajó con San Jerónimo para fundar allí un monasterio para hombres y otro para mujeres en los que instauraron una regla escrita por el santo. Paula también colaboró en la fundación de un refugio para los peregrinos que se acercaran hasta Belén desde cualquier lugar del mundo. Ya en aquel primer convento, las mujeres que se unieron a Paula iniciaron una larga tradición de vida de reclusión yoración pero también de estudio de las Sagradas Escrituras. Paula era una mujer culta que conocía el griego y el hebreo de manera que podía leer los salmos en su idioma original.

Desde entonces, la vida de Paula siguió los pasos de los de aquellas damas del desierto viviendo una existencia severamente austera, durmiendo en el suelo y sometiéndose a duros ayunos. La amplia comunidad que se había instalado con ella en el monasterio de Belén lloró sinceramente la muerte de su fundadora en el404.

Además de Eustoquia, una nieta de Paula, bautizada con su mismo nombre, se unió a la comunidad de Belén y, tras la muerte de su abuela, la sustituyó en la dirección del monasterio.

Tags:
culturareligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
4
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.