Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuando las cosas no se hacen bien, ¿cómo vivirlo?

ANGRY,MAN,FIST

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/02/19

Soy responsable de todos y al mismo tiempo no me siento culpable ni me amargo cuando las cosas no salen bien

No me resulta tan sencillo cambiar la realidad que veo, cuando no me gusta. Me ofusco, pierdo la paz.

Lo veo todo tan sencillo. Cómo deberían ser las cosas. Cómo deberían actuar los demás. Lo más difícil es lograr que cambie el corazón. Primero el propio, luego el de los demás.

Es cierto que me esfuerzo, lo intento y lucho. No veo frutos aparentes. Me enfado. Una persona me decía con dolor: “Hago todo lo que está en mi mano, y resulta que las cosas no salen como espero. ¿Qué pasa? ¿Lo hago mal? Quiero que se haga mi voluntad, quiero que las cosas se arreglen y cuando las cosas no resultan como yo pensaba, ¿me enfado? ¿Me vengo abajo? No tiene sentido”.

Enfadarse no tiene sentido, es cierto. El enfado me amarga, me duele, me hiere muy dentro. El enfado me hace mirar mal a los demás. Juzgar y condenar.

Acepto de partida que no lograré cambiar el corazón de los hombres. Aunque me empeñe. Pongo todo mi esfuerzo, y no resulta.

¡Cuántas veces veo que desperdician mis consejos y no me hacen caso! No importa. Sólo me pidieron un consejo. No era una orden.

Me piden mi opinión y yo opino. Pero no por opinar cambia la realidad. Lo dramático es que pierdo la alegría cuando las cosas no resultan como esperaba, como yo quería.

¿Cómo es eso posible? ¿Mi felicidad depende de que las cosas sucedan de acuerdo con mi deseo? Vana es mi felicidad entonces. Nunca seré feliz.

Viviré amargado culpando al mundo de mis infortunios. La culpa es del otro, del que lo ha hecho mal. Mía no, yo he actuado bien. Yo estoy bien. Los otros están mal.

Quizás debería empezar por ahí para ser honesto. ¿Qué responsabilidad tengo? No me lavo las manos.

Yo puedo hacer algo para cambiar el mundo. Pero no siempre será suficiente. Estaré contento con mi esfuerzo. Sin esperar un resultado que me llene de alegría. Eso ya no es cosa mía.

Mi sola voluntad no lo cambia todo. No me enfado cuando no me hacen caso. Digo lo que pienso. Quiero cambiar el mundo. Aunque muera en el intento y no lo cambie. Lucharé. Daré la vida por ello.

Pero sabiendo que el mundo que intento cambiar es el mío, mi entorno, las personas que me rodean. Los que me aman. Aquellos a los que amo. Los que he cuidado. Los que me han cuidado.

Soy responsable de todos. Y al mismo tiempo no me siento culpable ni me amargo cuando las cosas no salen bien. Lucho por dar mi aporte. Desde lo que yo soy. Soy único.

Decía el padre José Kentenich: “No decirse lisa y llanamente: – Esta debilidad es parte de mi personalidad. Estamos muy fuertemente influidos por nuestro entorno. Esa influencia entraña el peligro de que nuestra conciencia ya no reaccione, precisamente porque tomaremos la opinión pública como voz de la conciencia. Vivir ajustándose a la opinión pública nos hará superficiales, nos inducirá a hacer exactamente lo que los demás hacen, nos debilitará la conciencia personal en cuanto fuerza motriz para la autoformación y, sin que nos demos cuenta, acabaremos siendo personas masificadas”[1].

No quiero ser una persona masificada que acaba haciendo lo que todos hacen. Y pensando como todos.

A veces me doy por vencido y no hago ya nada. Pienso que no me hacen caso. No siguen mis propuestas. No se adhieren a mis puntos de vista. No son como yo quiero que sean.

Me callo y, de esta forma, dejo de ser yo mismo para los demás. Pienso que no aporto nada. Creo que puede molestar mi originalidad.

Pienso que querrán que me adapte y renuncie a mi aporte. Pretenderán que sea uno más confundido en la masa. No hago caso. Sigo adelante sin mirar lo que los demás piensan, esperan y desean.

No actuaré como todos actúan. Seguiré mi corazón. Tendré en cuenta mis principios. Buscaré el querer de Dios en mi alma sin esperar que los demás aplaudan todas mis decisiones.

No espero que todos aplaudan los pasos que doy confirmando así mis deseos. No tienen que consentir con todo lo que decido.

Es mi camino, lo sigo y me dejo llevar por la mano de Dios. Y confío en los que Dios ha puesto junto a mí para hacerme ver su voluntad.

[1]Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Tags:
culpaidentidadresponsabilidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.