Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 22 junio |
Santos Juan Fisher y Tomás Moro
home iconCultura e Historia
line break icon

Isabel II de España y el poeta venezolano

JOSE HERIBERTO GARCIA DE QUEVED

Biblioteca Nacional de Espana-(CC BY-SA 4.0)

Macky Arenas - publicado el 21/02/19

Paladín de la reina Isabel II, por la que se batió a duelo en varias ocasiones, fue el primer embajador de España en Venezuela

José Heriberto García de Quevedo. Así se llamó este poeta que reflejó sus más desbordantes pasiones a través de novecientos poemas, una decena de obras dramáticas, un opúsculo y varias novelas. Carlos Alarico Gómez, escritor e investigador –también venezolano- indagó exhaustivamente en la vida y obra de García de Quevedo. Señala que “su amor por Venezuela lo dejó plasmado  en su “Oda a Caracas” y en su poema “Colón”.

García de Quevedo nació  en Coro, estado Falcón, una región caracterizada por su prolongada lealtad a la corona española –resistida a unirse a la independencia, fue la última de las provincias venezolanas en hacerlo- y por su paisaje agreste que contrasta bellas playas con auténticas dunas desérticas. Es cuna de intelectuales y poetas que quizá compensen, con creatividad y la elevación del espíritu a través de las letras, el  tosco entorno.

Gómez, su biógrafo, sostiene que Heriberto fue “el amor sublime” de Isabel II, sentimiento que estuvo presente y que ha dado lugar a más de una leyenda literaria. Sensible y romántico, él tuvo amores y uno importante fue una madrileña de nombre Natalia quien, al no perdonarle un pequeño desliz, lo despidió de su lado causándole una profunda herida. Preso de gran amargura –cuenta Gómez- el poeta le envió este soneto cuya primera estrofa es:

“Adiós, te digo, quizá por siempre!

Y aunque al perdón te niegas implacable

Por ti ni un solo instante el alma mía

dejará de sentir amor eterno”

Luego de la Independencia de Venezuela, José Heriberto García de Quevedo fue llevado a España por sus padres. Allí se convierte en uno de los diplomáticos más importantes de la reina Isabel II, al tiempo que figuraba como uno de los grandes del Romanticismo literario al lado de José Zorrilla, con el que escribió tres libros.

García de Quevedo fue el primer embajador que tuvo España en Venezuela, mediador en el conflicto Ecuador-Perú (1859), co-fundador de la Cruz Roja Internacional (1863), embajador en Pekin a raíz de la II Guerra del Opio (1867) y acompañante de la reina en el exilio al producirse la caída de la Primera República española.

Por la reina se batió en duelo en varias ocasiones, “demostrándole así un afecto profundo que le fue correspondido” –escribe Gómez- . «Su devoción por ella es quizá el aspecto que más conmueve al lector cuando se adentra en la vida de este poeta –observa el  biógrafo- que trasciende de ser una simple relación amorosa y da a su romance un matiz de novela caballeresca”.

Se incorporó al personal de servicio de la reina de 22 años -hija de María Cristina de Borbón, cuarta esposa del monarca Fernando VII- casada con Francisco de Asís de Borbón (apodado “Paquita” por su manera femenina de comportarse), con quien era público y notorio que no mantenía una buena relación. El amor del poeta por la reina, hacia quien profesaba admiración y una inclinación que iba más allá de la lealtad, era un sentimiento que no lograba comprender, tales eran las diferencias de todo tipo entre ellos.  La joven reina, de carácter espontáneo, “le correspondió con el sencillo consentimiento de una mujer común y corriente”, señala Carlos Alarico Gómez.

Desde su llegada a España, José Heriberto había tenido conocimiento de la compleja vida de Isabel y lleno de comprensión le dedicó un bello poema en el que expresaba:

“Más tú que del empíreo

Bajaste ya a la tierra,

De esta mundana guerra

A ver la confusión:

Mil veces bienvenida

A esta azarosa vida,

Guarde el Señor del ímprobo

Dolor tu corazón!”

Tenía apenas 52 años cuando murió en París el 6 de junio de 1871, alcanzado por una bala surgida de las barricadas que abundaban durante la famosa Comuna, como consecuencia de la derrota francesa en la guerra contra Prusia.

Tags:
españavenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.