Aleteia

6 actuaciones eficaces para educar a un hijo único

FAMILY
Shutterstock
Comparte

El hijo único (o el nacido mucho tiempo después de otro hermano) crece en una situación psicológica particular: los padres deben ser conscientes de esas peculiaridades

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Un hijo único (o uno nacido mucho tiempo después de otro hermano) tiene características especiales y crece en una situación psicológica particular, que es necesario que los padres comprendan con claridad.

El sitio Hacer Familia publicó un interesante artículo de la psicóloga y orientadora familiar Lucía Herrero, del que extraemos 7 consideraciones importantes y 6 actitudes que hay que alentar en los padres de hijos únicos.

6 actitudes a adoptar

En este panorama de pros y contras, los padres de un hijo único tienen que trabajar con él algunas cuestiones específicas, visando equilibrar las ventajas y desventajas de no tener hermanos:

7 aspectos a considerar

1 – Por un lado, la educación del hijo único tiende a ser simplificada y enriquecida por la relación más “exclusiva” con los padres, lo que hace que el niño, con frecuencia, madure y avance intelectualmente más que una persona que tiene muchos hermanos. Por escuchar con más frecuencia a adultos que a otros niños, el hijo único tiende a aprender más precozmente a construir frases, a razonar con más rapidez y a desarrollar un vocabulario abundante.

2 – Por otro, está privado de la riqueza de convivir con hermanos, en la que vienen “embutidas” experiencias importantes como la de lidiar con los sentimientos de envidia y rivalidad, así como la de compartir, pensar en el otro y convivir con las diferencias de personalidad.

3 – Además de eso, el hijo único puede tener una excesiva tendencia a la imaginación desbordante, pues la menor convivencia con otros niños le lleva a construir un mundo imaginario en el que no se ve solo.

4 – Por la misma razón, puede tener dificultades para adaptarse a los juegos colectivos, para integrarse en el mundo de los compañeros de su edad y superar el complejo de Edipo.

5 – Por el contrario, suele hacer que sus padres se unan más como pareja, ya que el cuidado de un hijo único es generalmente una preocupación compartida más intensamente entre esposa y marido.

6 – Esa misma relación de mayor proximidad, que es muy positiva, conlleva también el riesgo, sin embargo, de mayor inseguridad para el niño, ya que probablemente será más observada y vigilada – y se dará cuenta de ello.

7 – Por otro lado, el hijo único no tarda en darse cuenta de su propia posición privilegiada: con una vida más llena de cuidados, mimos e incluso caprichos, el riesgo que corre es el de sentirse el centro de las atenciones de toda la familia, volviéndose una persona difícil de satisfacer.

______________

Adaptado a partir de material del sitio Hacer Familia

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.