Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Alegres fotografías para celebrar la vida de bebés con necesidades especiales

THE PRECIOUS BABY PROJECT
Comparte

Esta fotógrafa quiere transmitir la belleza de la vida pese a sus dificultades

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Cuando nace un bebé con necesidades especiales, a veces caemos en la tentación de centrar nuestra atención en los problemas y dificultades que ha de afrontar el niño o niña. Angela Forker, fotógrafa de recién nacidos y fundadora de Precious Baby Project, está intentando mostrar al mundo que estos bebés son mucho más que los desafíos que afrontan. Emplea telas y otros objetos para diseña en suelo escenas imaginarias cuyos protagonistas son estos niños. A través de su Baby ImaginArt la fotógrafa muestra al bebé en un mundo de alegría, esperanza y amor.

Fotografiar a recién nacidos no es tarea fácil. Menos aún es hacerlo a bebés con necesidades especiales —que a veces tienen aparatosos dispositivos médicos que no pueden ocultarse. Sin embargo, las escenas de Forker, que crea especialmente para cada bebé, son un complemento perfecto. Ella incluye lo que denomina “accesorios” de bebés en la misma escena, sin miedo a acentuar todo lo que acompaña al pequeño.

Así, como resultado de este trabajo solidario y creativo, esta artista logra transmitir un poderoso mensaje: no hay por qué ocultar nada relacionado con tu bebé. Todo lo que tiene que ver con la vida de un bebé es precioso. Cuando vemos un bebé con necesidades especiales, nuestra primera reacción debería ser una sonrisa, no una lágrima.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.