¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Hay algo más en la vida que saciar deseos?

Comparte

Las "desventuranzas" y la depresión por éxito: cuando llego a una meta anhelada, a un éxito deseado, vuelve la tristeza

Jesús les muestra a los que le escuchan el camino de la infelicidad:

“Pero, ¡ay de vosotros, los ricos!, porque ya tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que ahora reís!, porque haréis duelo y lloraréis. ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas”.

Infeliz si soy rico. Cuando precisamente me obsesiona el dinero, la comodidad, la seguridad, el bienestar.

Necesito el dinero para vivir tranquilo. La falta de dinero me quita la paz. Tensa mis vínculos. Me vuelve desconfiado. Me llena de amargura.

¿Por qué no seré feliz si soy rico? Porque ya tendré mi consuelo. Porque estaré saciado. Porque esa dependencia de mi dinero no colmará mis ansias de infinito.

Eso lo sé. Rico de bienes en la tierra. Vacío de bienes en el cielo. No quiero vivir saciado. Además, nunca estaré saciado del todo.

Siempre surgirá en mi alma una nueva necesidad. Un clamor dentro de mí. Un deseo incontrolable. Brotará de mi corazón un ansia que no puedo calmar. Y necesitaré seguir buscando. Siempre más. Me volveré ambicioso.

La ambición me hace perder otros valores por el camino. ¿Qué estoy dispuesto a hacer por lograr estabilidad económica, o más bienes, o más dinero? ¿Qué principios puedo llegar a dejar de lado por tener más?

Entro en la rueda del dinero. Me acostumbro a conseguir más y mi nivel de vida me pide más. Llega un momento en el que ya vivo por encima de mis posibilidades. Me endeudo. Entro en la rueda.

Busco estar saciado, vivir colmado, lleno. ¿Soy feliz? En esa rueda, rodeado de los que como yo tienen dinero y están saciados, me siento insatisfecho.

Algo en mi alma me dice que ese no es el camino. Y yo accedo. Acepto la realidad. No puedo vivir saciando todo deseo que brota en mi alma. Cuando llego a una meta anhelada, a un éxito deseado, vuelve la tristeza.

Leía el otro día: “En psicología, esto se conoce como depresión por éxito, como si la persona, una vez concluida la empresa y alcanzada la meta, hubiera perdido con ello el caudal de energías y motivaciones que hasta entonces había invertido en ello”[1].

No quiero ese éxito que cuando lo toco me deja triste y deprimido. No quiero una alegría tan pasajera que con prontitud me deja marchito.

 

[1] Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.