¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cumbre anti abusos: ¿Primero proteger a los niños o las luchas culturales?

WYKORZYSTANIE SEKSUALNE DZIECI
Shutterstock
Comparte

En la cumbre sobre los abusos de menores en la Iglesia que inicia esta semana (21-25 de febrero 2019) en el Vaticano, el papa Francisco se propone, junto a 190 eclesiásticos y expertos de los cinco continentes, a escuchar el sufrimiento de las víctimas, trabajar para rendir cuentas, mejorar la transparencia y exigir mayor responsabilidad a los obispos para que nunca más haya encubrimiento y silencio.

El papa Francisco lo dijo y sus colaboradores lo saben: existe el riesgo de sobrevalorar la cumbre anti abusos de los próximos días y caer en discusiones alrededor de temas controvertidos como la relación entre homosexualidad y abusos, y perder de vista que el punto esencial es más complejo aún, pues la Iglesia deberá trabajar por recuperar su credibilidad que significa: cero abusos y cero tolerancia para quienes cometan o encubran estos horrendos crímenes. 

En todo caso, la mancha de los abusos sexuales, de poder y de conciencia crece en la Iglesia y, como ha sucedido con la crisis en Chile, el informe del Gran Jurado de Pensilvania, la investigación de los obispos en Alemania, etc, apenas estamos ante la punta del iceberg. La mugre debajo del tapete sigue saliendo con la crónica de cada caso nuevo. 

El problema es tal, que sin exageraciones, esto podría decidir cómo será recordado el pontificado de Francisco en futuro.  Un cisma eclesial equiparable a la Reforma. Un problema que el papa Francisco no causó, pero que deberá enfrentar como líder actual de la ‘barca de Pedro’. Francisco es un líder inspirador y carismático, quizás como indicaba el filósofo Zygmunt Bauman: una luz al final del túnel ante la falta de liderazgo a nivel internacional y delante a la mediocridad espiritual y moral dentro y fuera de la Iglesia. Pero, si llega a ser visto como parte del problema de los abusos, eso podría acabar con su primavera eclesial. 

Los tres días de la cumbre anti abusos en el Vaticano  (21-25 de febrero) son definitivos en la medida en que se espera concretamente haya, un antes y un después, en la forma de tratar cada tragedia que devora la inocencia de los niños, la fe de los pequeños y desfigura el rostro misericordioso de la Iglesia. Porque el trabajo no terminará en el Vaticano: deberá llegar a cada rincón de cada iglesia local.

Es un grito que clama al cielo, como dijo el Papa, y tres días son pocos, pero que deberán ser suficientes para sacudir conciencias, renovar la esperanza y exigir que se asuman responsabilidades.

La Cumbre será un detonador, no la solución: los obispos  tienen que ayudar y defender a las víctimas antes que pensar en preservar los inmuebles o el patrimonio de sus diócesis, especialmente en Occidente. Porque en definitiva, los peores casos de encubrimiento se realizaron, mirando atrás, especialmente en Estados Unidos, cuando el obispo escuchaba únicamente a sus abogados y asesores financieros, antes que prestar atención al sufrimiento de las víctimas, sus familiares y comunidades. 

Como muestra, es posible ver la primera página del reportaje de Jason Berry en el National Catholic Reporter que puso el problema sobre el tapete de los obispos USA el 07.06.1985. ¡Es decir, hace 33 años!

Jason Berry , reportaje en el National Catholic Reporter

Se trata de un camino largo que necesita, ahora, una acción concreta para evitar más víctimas y muertes a los lados del sendero, esto en alusión a los suicidios de quienes no soportaron la vergüenza, el dolor y las heridas. El discurso de Juan Pablo II a la sección ejecutiva de la USCCB, estableció la línea de “tolerancia cero”. De ahí, la frase celebre: “en el sacerdocio y la vida religiosa no hay lugar para quienes dañan a los jóvenes (23.04.2002).

El problema ahora, es quedarse en las diatribas y en los juegos de poder que confunden lo esencial con las marañas para debilitar la imagen del Papa, alimentando viejas polémicas deterministas e ideológicas que apuntan como un cliché en la misma dirección y sin profundidad.

Todo ello, haciéndole juego al clericalismo, distrayendo en la mejora de la selección y la formación de los candidatos al sacerdocio por vocación, el apoyo social, eclesial a las familias más vulnerables, la discusión seria sobre las vocaciones y su diversificación, el papel de la mujer en la Iglesia, la responsabilidad de la entera sociedad en cuidar del porvenir de los niños y de las niñas, entre otros temas. 

Homosexualidad

VATICAN SEX ABUSE
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media

Al respecto, las investigaciones sobre abusos eclesiales, las pocas que existen y de prestigio, son prudentes a la hora de definir causa y efecto y señalan consideraciones más amplias, multidimensionales.

“La homosexualidad en sí misma no es una causa” de los abusos, respondió a la prensa este lunes, el cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago; miembro del Comité organizador de la Cumbre sobre la protección de los niños en la Iglesia que definió como una cita “sin precedentes” para “zanjar” la lacra de los abusos. 

“Creo que es importante reconocer que en la mayoría de los casos las víctimas de abuso son hombres, pero las organizaciones internacionales han estudiado este tema en profundidad: la homosexualidad no es una causa en sí misma, los abusos son a menudo una cuestión de oportunidad, de ocasión, se relacionan a un bajo nivel de instrucción”, destacó.

Además dijo que no significa se deba subestimar la importancia de la evaluación psicológica para los candidatos al sacerdocio. Esto se demuestra por el hecho de que en los EE.UU. El pico de abusos ocurrió en la década de 1960, y ahora que se han adoptado métodos de evaluación “adecuados” para los seminaristas”, hay un promedio “de cinco casos de abusos al año, de los cuales cuatro implican a sacerdotes”. “Una caída notable en las cifras”, señaló Cupich, “los casos de abusos disminuyen radicalmente”.

Al respecto, cabe mencionar dos estudios: el John Jay Report de 2004 en Estados Unidos y The Royal Commission into Institutional Responses to Child Sexual Abuse de 2017, en Australia. Este último informe, sostiene que,  a pesar de los conceptos erróneos y los estereotipos persistentes, no existe un perfil típico de un agresor adulto. Las personas que abusan sexualmente de los niños tienen motivaciones y comportamientos diversos que pueden cambiar con el tiempo.

VATICAN SEX ABUSE
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media

El psicólogo, experto en abusos, el sacerdote jesuita, Hans Zollner, S.J., presidente del Centro para la Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana y referente del Comité Organizador, expresó su opinión sobre la eficacia de la evaluación psicológica de los candidatos al sacerdocio, quien instó a no absolutizarlos.  

“Un test psicológico o una serie de preguntas y respuestas nunca pueden indicar con absoluta precisión si una persona es homosexual o tiene riesgo de caer en pedofilia. Por supuesto, hay una certeza de una evaluación, pero no es posible solo sobre una base psicológica decir al cien por cien si esa persona desarrolla o no tales actitudes. En el pasado, los psiquiatras pensaron resolver los casos de abusadores: después de un año de tratamiento, y fueron devueltos a la parroquia y comenzaron a abusar nuevamente. Hoy en día, un psiquiatra o psicólogo serio ya no lo hace, precisamente porque no hay una certeza absoluta”. 

Expectativas vs Realidad

Por otro lado, “el papa Francisco no se esconde, ni evita de enfrentarse a la realidad”. Lo dijo mons. Charles J. Scicluna, arzobispo de Malta; Subsecretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe; miembro del Comité organizador. 

VATICAN SEX ABUSE
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media

Ante la prensa en Roma, mons. Scicluna, comentó que la Cumbre es una iniciativa sin precedentes, sin embargo, invitó, como ya lo hizo Francisco, a no sobrecargar el evento con una supervaloración que crea falsas expectativas. “Mientras más altas sean las expectativas, mayor será la frustración”, ilustró. 

“No se pueden resolver todos los problemas (de abusos) en tres días, sería una expectativa irracional. Sí, en cambio, esperamos una ‘continuidad’ después de la reunión, la expectativa se volverá razonable”. Todo en la línea de la responsabilidad, la transparencia y rendición de cuentas.  Los obispos volverán a sus diócesis para continuar el trabajo, redactar procedimientos, conscientes de las propias responsabilidades. Cuando se trata de “protección de la inocencia….no hay que desistir”.

El ex fiscal anti abusos del Vaticano, afirmó que la responsabilidad de la Iglesia es enorme, pues se trata del “rebaño de Jesucristo, tenemos que rendir cuentas en la trasparencia en el momento de proteger a los niños”. 

Además, agradeció a los medios de comunicación por el interés en publicar historias y casos de abusos, especialmente dando voz a las víctimas. “Los periodistas forman parte del sistema y de la solución”, argumentó.

VATICAN SEX ABUSE
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media

Por su parte, el sacerdote jesuita, Federico Lombardi, S.I., Presidente de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger – Benedicto XVI; moderador del encuentro, ilustró a los periodistas algunos detalles del evento que se celebrará de jueves a domingo, tres días, en el aula Nueva del Sínodo.

A partir de la velada del sábado, los participantes se trasladarán a la Sala Regia de Palacio Apostolico para celebrar una liturgia penitencial en la noche. El Papa presidirá una misa con un discurso final el domingo en la mañana. 

Participaran 190 prelados, curiales, expertos y jefes de las Iglesias orientales (114 presidentes y representantes de las conferencias episcopales de los cinco continentes, 14 Jefes de las iglesias orientales, 12 religiosos, 10 religiosas, 5 cardenales y 4 personas de la organización). 

Lombardi manifestó que varios grupos y asociaciones de víctimas estarán en Roma, así que los organizadores han considerado la oportunidad de recibir a un grupo representativo. Es decir, una decena de personas. Un momento para expresar sus necesidades, inquietudes y deseos. El encuentro será privado. La prensa no tendrá acceso. 

Igualmente, Lombardi se mostró abierto a recibir mensajes escritos de las asociaciones y de las organizaciones de víctimas. Durante las sesiones en el aula del Sínodo, se verán videos-testimonios de varios países.

VATICAN SEX ABUSE
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media

Por su parte, cabe recordar que se necesita empatía por parte de toda la Iglesia para curar y prevenir las heridas de los abusos.

En efecto, Alessandro Gisotti, el director ad interim de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, padre de familia, comentó, con voz casi quebrada, al inicio de la presentación de la cumbre a la prensa, ayer, que se necesita mirar en la cara “al monstruo”, sin miedo, “si queremos de verdad vencerlo”.

Un “compromiso de todos”. Por ello, agradeció, parafraseando al Papa, a la prensa por difundir la voz de las víctimas y de los sobrevivientes y, a estos últimos, manifestó aprecio, por su valentía al no quedarse en silencio y denunciar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.