Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¡Oh Dios mío!

CHRIST
JOEL SAGET / AFP
Comparte

Con Cristo en el corazón... Y en la cabeza

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La foto pertenece al tatuador español Juan Sánchez, quien posa durante una sesión de fotos en la Convención de tatuajes “Mondial du Tatouage” en el Grand Halle de la Villette en París el pasado 14 de febrero de 2019.

Precisamente, mientras en el mundo entero muchos celebraban la fiesta del amor, el Día de San Valentín, este hombre hizo público su gran amor: los tatuajes.

Se trata de una foto que ayuda a responder un sinfín de interrogantes sobre el origen y la práctica milenaria como es la de hacerse un tatuaje, una costumbre que se ha vuelto furor en nuestros días. Es ahí donde incluso se presentan algunas curiosidades:

¿Sabías que en Jerusalén, al cruzar la puerta de Jaffa, se encuentra la tienda de tatuajes de la familia Razzzouk, cuyo objetivo es que los peregrinos que acudan a la tienda se queden con un recuerdo perdurable de Tierra Santa?

El actual tatuador de la familia ofrece en el lugar varios moldes para hacerse tatuajes que incluyen motivos de la Resurrección de Cristo, la Crucifixión, la Cruz de Jerusalén o de San Jorge.

La tradición cristiana del tatuaje tiene más de mil años. Los primeros en tatuarse fueron, precisamente, los cristianos nacidos en Tierra Santa en el siglo VI, de acuerdo a los testimonios de Procopio de Gaza, quizá uno de los rétores griegos cristianos más importantes de la Segunda Sofística, tal cual recuerda esta nota publicada por Aleteia.

 

Estos peregrinos se tatuaban cruces y el nombre de Cristo, y llevaron la práctica a Egipto, donde los cristianos coptos la adoptaron como propia. Al poco tiempo, los cristianos que hacían el peregrinaje a Tierra Santa también se tatuaban, para que quedara evidencia no sólo de su devoción, sino de haber hecho el viaje.

¿Quieres conocer más sobre esta historia? Haz click en la galería: 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Aleteia Team
“Mirados”
Aleteia Team
Son como niños
Aleteia Image Department
Antes presos que cómplices
Aleteia Team
El mini alcalde
Aleteia Team
“Haya luz”
Aleteia Image Department
Notre-Dame sigue viva
Aleteia Team
¡Te vi!
Aleteia Image Department
107 años de solidaridad
Aleteia Image Department
Una bendición muy especial
Aleteia Image Department
Hace 75 años…
Aleteia Team
¿Qué ves?
Aleteia Image Department
Nueva York es Vida
Aleteia Team
Amor de padre
Aleteia Image Department
Lo que nos une
Aleteia Image Department
Enterrada con los suyos
Aleteia Team
Profundidad
Aleteia Image Department
F.C. Vaticano
Aleteia Team
“Amén”
Aleteia Image Department
El llanto de Centroamérica
Aleteia Team
I’m cholita
Aleteia Image Department
Destrucción en Nepal
Aleteia Team
¡Desactivemos!
Aleteia Team
¡Sergio Vive!
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.