Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué se aprende con el ballet?

BALLET
Shutterstock-Flamingo Images
Comparte

La belleza y la concentración del ballet también son para ti

No sólo como público en espectáculos como *El Lago de los cisnes*, también puedes disfrutar del ballet practicándolo a cualquier edad. Y tampoco se trata de convertirse en un bailarín profesional: sino de disfrutar de todo lo que puede aportarle tanto a tu mente como a tu cuerpo. Control y concentración. Empezar de niños ayuda a educar la columna vertebral, de adultos también ofrece grandes ventajas.

BALLET
Shutterstock-Evgeniy Kalinovskiy

Control sobre tu cuerpo

El ballet es un arte escénico que tiene su origen en Francia y que hoy muchos deportistas, actores y modelos utilizan para mantenerse en forma. Precisamente por esta ‘promoción’ -siempre lo es que algunos famosos practiquen una disciplina- en muchas ciudades en los últimos años se han abierto clases de ballet para adultos sin experiencia. Practicarlo regularmente ayuda a mejorar la postura y el equilibrio, lo que ayuda a tener unos músculos fuertes y una figura más esbelta. La espalda suele ser uno de nuestros puntos débiles, ¿verdad? Buscamos yoga, pilates… para reeducarla y destensarla. Quienes lo han probado hablan de unos muy buenos resultados también con el ballet, a la vez que también, quemas alguna caloría. Además, la ejecución de sus pasos ejercita la coordinación y permite conocer mejor el cuerpo: nuestros reflejos innatos.

BALLET
Victoria Pickering-(CC BY-NC-ND 2.0)

Tu mente

Pero además, el ballet es perfecto para la concentración mental: dado que se requiere un amplio control de la mente para ejecutar sus elegantes posturas. Centrar la atención es una herramienta en sí misma, ya que ayuda a educar la mente a enfocar en un momento en el que la sociedad nos lleva precisamente a lo contrario, a la dispersión. Y precisamente esa localización ayuda en la resolución de problemas -olvidarse de ellos a veces es una parte de la solución- y sirve para rebajar la tensión y el estrés. Varios estudios apuntan a que el ballet mejora la inteligencia en niños, precisamente por ese nivel de coordinación y concentración.

DANCER
O_lypa - Shutterstock

Tu oído

Educar tu oído: ¿cuánta música clásica sueles escuchar en tu día a día? Practicar ballet (clásico) te acercará más a ella y conocerla te ayudará a educar tu oído. ¿Por qué no abrir la mente a escuchar a los clásicos? Pero también hay ballet moderno, que adapta estilos más actuales.

© Kryziz Bonny / Flickr / CC
Ballet zapatillas

Disciplina

Convertir el ballet en un hobby sólo requiere de entusiasmo y ganas. No necesitas ni tul ni medias blancas, sólo invertir algo de tiempo y poner manos a la obra. Y en un mix entre lo corporal y lo mental, no hay que olvidar otra de las grandes ventajas del ballet: la disciplina. Al igual que en otras artes y en los deportes, es base para lograr resultados poco a poco. La disciplina es una de las partes del trabajo: repetir, respetar las normas y también, trabajar en equipo. Esto último además, puede ayudarte a ampliar tu círculo de conocidos. Todo un mix, además ,cargado de belleza con música de piano de fondo, para cuidar cuerpo y mente.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.