¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Apps para fomentar el préstamo y la solidaridad entre vecinos

NEIGHBORS
Shutterstock
Comparte

La economía circular fomenta el ahorro y el consumo responsable, además de favorecer el diálogo entre personas de distintas generaciones.

La fórmula del “piensa global, actúa local” ha dado un paso más. Se trata de la creación de aplicaciones para smartphone que fomentan la solidaridad entre vecinos de la misma ciudad.

A veces uno, por ejemplo, quiere colgar un cuadro en la pared y no tiene taladro. Sin embargo, comprar una herramienta solo para hacer esta tarea le parece un gasto innecesario. ¿Qué mejor modo de solucionar la situación que pedirle el taladro a ese vecino manitas que disfruta haciendo bricolaje?

Del mismo modo, puede ocurrir que tengamos material deportivo al que podríamos dar más uso, instrumentos de música que guardamos en el altillo, objetos de decoración y jardinería… Y lo mismo pasa con la ropa que no usamos: prendas infantiles que los niños ya no llevan porque han crecido pero podrían “heredar” otros pequeños, una bicicleta, unos patines…

Si antes los vecinos de la escalera se conocían y entre ellos se pasaban el perejil y se intercambiaban favores, ahora resulta complicado en la vida urbana porque tal vez nuestros horarios no son muy compatibles con el resto o porque no conocemos a casi nadie del bloque de pisos.

HOMELESS TALK
Entourage

Las app de préstamos han irrumpido con fuerza porque realmente solucionan una necesidad. Ya están en marcha en muchas ciudades de América Latina, Europa y Norteamérica, y sus resultados son muy positivos. Incluso han aparecido apps para vecinos de un barrio o un distrito exclusivamente. Es un modo de poner en práctica la economía circular ya que hace que los productos tengan mayor vida y los recursos estén mejor aprovechados.

La filosofía de fondo de este sistema favorece el consumo responsable (nadie ha de gastar más de lo necesario) y al mismo tiempo crea lazos de solidaridad entre vecinos. Unas veces puede haber préstamo de objetos y otras puede haber intercambio: “Ofrezco clases de inglés a cambio de que me laven el auto cada sábado”.

Diálogo intergeneracional

Shutterstock / Ljupco Smokovski

El préstamo hace que conozcamos mejor a nuestros vecinos y entremos en trato con personas de otra generación. Los mayores pueden encontrar así la compañía de jóvenes que van a visitarlos quincenalmente para hacerles la compra de los objetos más pesados cuando hay límites físicos como la falta de ascensor. Se pone en práctica así el texto de la encíclica “Laudato Sí”, escrita por el papa Francisco para movernos a cuidar “la casa común”, el mundo que está en nuestras manos.

Si en el Reino Unido se ha creado un ministerio específicamente destinado a atender a las personas solas, el Ministerio de la Soledad, puesto en marcha por Theresa May en enero de 2018; implica que el problema es real y alcanza a un grupo numeroso de población.

Estas apps, en cambio, son al menos una solución parcial al problema. Son como un pregón que llega a miles de ciudadanos y que permiten también hacer nuevas amistades. Por ejemplo, son una vía excelente para formar un equipo para un deporte poco frecuentes, desde el trail hasta el ajedrez. O permite montar excursiones o visitas culturales a exposiciones.

SĄSIEDZI
Shutterstock

La economía de trueque hace que todos salgan ganando. De ahí el éxito de las app. Las plataformas, a su vez, ganan como negocio porque hay quien decide poner publicidad en ellas, desde una pizzería del barrio hasta la tintorería o una agencia de viajes.

Te puede interesar:
¿Quieres ser un buen vecino?
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.