Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Tengo un nuevo riñón gracias a mi tío bisabuelo

Fernando Hernández Gurri

Redacción de Aleteia - publicado el 11/02/19

3 años en lista de espera para el trasplante y en menos de tres horas...

El 7 de octubre de 1936 un grupo de milicianos de La Seu d’Urgell (España) sacaron de su casa a un anciano sacerdote de 71 años para darle muerte tres días más tarde.

Llegado el momento, Don José, que así se llamaba el sacerdote, pidió ser el último en ser ejecutado para poder ir dando auxilio espiritual a todos sus compañeros de martirio. Así le fue concedido y así lo hizo.

Pues bien, este sacerdote era José Navarra Durán, beneficiario de la catedral de La Seu d’Urgell, hermano de mi bisabuelo, al que familiarmente llamamos “el tío cura”.

Archivo de Carmen Hernández Navarra

Margarita, mi mujer, me expresó el deseo de ir un día a La Seu d’Urgell a visitar y rezar ante la tumba del “tío cura”.

Decidimos visitar dicho lugar este pasado sábado 26 de enero, aprovechando las mini vacaciones de una semana que ella se había reservado por si llegaba mi trasplante. Y cómo el riñón no llegaba y el tiempo límite para hacer dichas vacaciones se terminaba, pensamos que era el momento adecuado para ir a ver la sepultura del “tío cura” mártir.

Fernando Hernández Gurri

Allí rezamos un rosario y un responso. Terminados ambos, le hicimos una serie de peticiones al “tío cura” entre las que a mi mujer se le ocurrió pedirle un riñón para mí.

Antes de tres horas, ya de vuelta a casa, nos llamaban del hospital para comunicarnos que había el riñón de un donante para mí y que acudiéramos lo más rápidamente posible para iniciar las pruebas de idoneidad para el trasplante.

Después de tres años en lista de espera, por fin había llegado el tan esperado riñón y encima pudimos disponer de los días reservados por Margarita para poder acompañarme durante mi hospitalización.

Yo no soy quién para hablar de milagros, ni tengo autoridad para ello. Pero sí estoy seguro de que esta gracia recibida es, cuanto menos, una “casualidad” sospechosa.

Os lo cuento porque me siento con el deber de ser agradecido y de dar testimonio de ello.

Alabado sea el Señor.

Por Fernando Hernández Gurri

Tags:
martiresmilagrotestimoniotrasplantes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.