Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tengo un nuevo riñón gracias a mi tío bisabuelo

Fernando Hernández Gurri
Comparte

3 años en lista de espera para el trasplante y en menos de tres horas...

El 7 de octubre de 1936 un grupo de milicianos de La Seu d’Urgell (España) sacaron de su casa a un anciano sacerdote de 71 años para darle muerte tres días más tarde.

Llegado el momento, Don José, que así se llamaba el sacerdote, pidió ser el último en ser ejecutado para poder ir dando auxilio espiritual a todos sus compañeros de martirio. Así le fue concedido y así lo hizo.

Pues bien, este sacerdote era José Navarra Durán, beneficiario de la catedral de La Seu d’Urgell, hermano de mi bisabuelo, al que familiarmente llamamos “el tío cura”.

Archivo de Carmen Hernández Navarra

Margarita, mi mujer, me expresó el deseo de ir un día a La Seu d’Urgell a visitar y rezar ante la tumba del “tío cura”.

Decidimos visitar dicho lugar este pasado sábado 26 de enero, aprovechando las mini vacaciones de una semana que ella se había reservado por si llegaba mi trasplante. Y cómo el riñón no llegaba y el tiempo límite para hacer dichas vacaciones se terminaba, pensamos que era el momento adecuado para ir a ver la sepultura del “tío cura” mártir.

Fernando Hernández Gurri

Allí rezamos un rosario y un responso. Terminados ambos, le hicimos una serie de peticiones al “tío cura” entre las que a mi mujer se le ocurrió pedirle un riñón para mí.

Antes de tres horas, ya de vuelta a casa, nos llamaban del hospital para comunicarnos que había el riñón de un donante para mí y que acudiéramos lo más rápidamente posible para iniciar las pruebas de idoneidad para el trasplante.

Después de tres años en lista de espera, por fin había llegado el tan esperado riñón y encima pudimos disponer de los días reservados por Margarita para poder acompañarme durante mi hospitalización.

Yo no soy quién para hablar de milagros, ni tengo autoridad para ello. Pero sí estoy seguro de que esta gracia recibida es, cuanto menos, una “casualidad” sospechosa.

Os lo cuento porque me siento con el deber de ser agradecido y de dar testimonio de ello.

Alabado sea el Señor.

Por Fernando Hernández Gurri

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.