¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Planificar las relaciones sexuales, ¿buena o mala idea?

COUPLE
© Shutterstock
Comparte

Algunos reclamarán dejar más espacio a la espontaneidad, otros lamentarán el fin del romanticismo, otros pensarán que es una idea patética o totalmente desesperada. Y sin embargo, es el consejo que dan los especialistas en parejas. Por ejemplo, Olivier Florant, sexólogo del consultorio de Saint-Paul en París y asesor conyugal de CLER Amour et Famille, recomienda dedicar una hora y media semanal a un momento íntimo con su pareja

“No creo en la espontaneidad”, dice Olivier Florant a Aleteia. “Cuando estás casado y eres un hombre de familia, cuando estás estresado, o preocupado por tu trabajo, si no planeas espacios para los momentos románticos y sexuales, ¡entonces ya no haces el amor! ¡Estamos demasiado cansados para ello! Según él, la sexualidad requiere tomarse su tiempo.

“Si queremos que la sexualidad sea una expresión de amor interpersonal, hay que darle su tiempo, de lo contrario se reduce a un coito higiénico rápido. Por eso, recomienda a sus pacientes que se reúnan una hora y media a la semana. “Esto permite que la pareja se sitúe, discuta, primero, para ponerse en contacto de alma a alma, para establecer un buen contacto emocional, para mostrar que estamos interesados en el otro.”

Una historia sobre calentadores de agua

Para él, en el campo de la sexualidad, la espontaneidad no significa mucho, y he aquí por qué. Él compara el deseo masculino con un calentador de agua a gas, listo las 24 horas del día, y el deseo femenino con un calentador eléctrico, que debe calentarse previamente. Entiendan la idea. En el hombre, se trata más de la regularidad del deseo que de una espontaneidad repentina, y en la mujer, hay que tomarse el tiempo para reavivar el deseo, por lo que ya no se trata de una verdadera espontaneidad.

“Cuando estamos enamorados, lo que siempre nos falta son el momento y el lugar para reunirnos. Cuando tenemos hijos, empleos con horarios excesivos, ya no podemos improvisar, por lo que se hace necesario programar”, concluye Olivier Florant.

Por no mencionar que planear los momentos íntimos con nuestra pareja no coloca a uno ni otro en la desagradable posición de aquel que mendiga por el afecto y por tener ese encuentro sexual que tanto desea.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.