¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

10 trucos de un papá para llevar a los pequeños a Misa

Comparte

Estos 10 pasos pueden servir también para cuando los niños asisten a otro tipo de celebración, espectáculo o reunión social .

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Un papá católico, Will Wright, ha escrito un artículo donde ofrece sus diez mejores estrategias para llevar a los niños pequeños a la celebración dominical del sacramento de la Eucaristía. Desde luego, no son estrategias infalibles, pero hacen posible una tarea que, sobre todo a partir de la irrupción del mundo virtual en la infancia, parecería poco menos que imposible.

Las preguntas a las que quiere responder esta estrategia de Wright son las preguntas que cualquier padre de familia católico se hace cuando tiene en casa a niños pequeños y quiere ir en familia a Misa: “¿Cómo se puede esperar que se queden quietos y en silencio durante una hora o más? ¿Debo turnarme con mi cónyuge e ir a Misa en turnos? ¿Estarán molestos los otros fieles de la parroquia porque mi hijo está haciendo mucho ruido?

A muchos les parecería que el llanto de los pequeños los “descalifica” para estar en la celebración de la Eucaristía: “Los niños son una hermosa bendición para los padres, pero también son una hermosa bendición para la Iglesia. Si la Iglesia no está llorando, se está muriendo. Hay quienes dicen que los niños, o los bebés, no pertenecen a la Misa (…) Pero este es un enfoque equivocado”, escribió Wright en una columna publicada en The Catholic Link.

A continuación, cita unas palabras del obispo de Phoenix (Arizona, Estados Unidos) Thomas Olmsted, obispo de Phoenix, quien en su Carta Pastoral Complete My Joy, escribió a los papás de la diócesis: “Quiero animarlos, especialmente, a que traigan a sus hijos pequeños a la Misa. Su presencia es deseada y necesaria entre nosotros en la familia de la Iglesia”.

Diez de las mejores prácticas

A partir de esta certeza es como Wright publica “una guía” de diez pasos, o una estrategia en diez escalones para ayudar a los padres de familia a llevar a sus hijos pequeños a Misa, “reunida de las mejores prácticas de varias fuentes”.

1. Que lleguen bien alimentados. El ayuno eucarístico no es para los niños pequeños. No los obliga ni mucho menos. “Por lo tanto, es mejor darles de comer antes de llegar a la misa. Asegúrate de que puedan sobrevivir sin estómagos ruidosos”. Y para las mamás que están amamantando, los confesionarios pueden ser una excelente opción, si no están en uso durante la liturgia.

2. Vestirlos con ropa especial y algún complemento, también especial. A los pequeños les gusta las rutinas, responden bien a los horarios y a las actividades que se realizan de forma regular. “Es una buena idea vestir a los niños con ropa especial que suelen llevar solo para ir a la iglesia” y o para asistir a otra celebración especial. También puede ser útil entregarles “una bolsa especial que sirva solo para la Misa. Puede poner un juguete o un libro pequeño que sea solo para la Misa del domingo, hecho de material suave y silencioso”.

3. Mantenerlos frescos. “Si sus hijos todavía usan pañales, póngales un pañal nuevo justo antes de que salga de su hogar o tan pronto como llegue a la iglesia. Si sus hijos están entrenados para ir al baño, pídales que usen el baño, o al menos que lo intenten, cuando lleguen a la Iglesia”.

4. Establecer expectativas. Hay que recordarle al pequeño que está a punto de acercarse a Jesús y que es algo muy importante. Hay que mantener una expectativa que convenza al menor de que, en realidad, lo es. Ser pacientes y firmes en este punto. Y, sobre todo, recordárselo antes de ir al templo.

5. Dar el ejemplo. Para que se tome “en serio” el hecho que se trata de un acontecimiento importante, el padre o la madre (ambos) tienen que dar el ejemplo de que, en efecto, lo es. No es cualquier otra actividad. “Su hijo debe saber que la situación es diferente solo por verlo a usted y su lenguaje corporal. Usted establece el tono. Si está calmado y concentrado, a pesar de la actividad de los niños, tendrán más posibilidades de recibir el mensaje”.

6. Sentarse en el frente. Una tendencia muy comprensible indica que lo mejor sería sentarse atrás, casi a la salida del templo. Pero la gran mayoría de las fuentes al respecto sugieren sentarse delante. Los niños pueden ver lo que está sucediendo y es mucho más probable que se mantengan ocupados si pueden ver. Incluso puede susurrar en voz baja a su hijo, mientras los sostiene, diciéndoles lo que está sucediendo durante la Misa”.

7. Turnarse en sostener al niño durante la Misa. El marido, la esposa, el hijo mayor, todos pueden ser de ayuda para tomar por cargar al bebé “Al sostener a su hijo, usted tiene un poco más de control sobre su atención. Puedes señalarles cosas o tratar de llamar su atención en otro lugar.

8. Un poco de ruido está bien, solo se aborda el ruido continuo. Si el pequeño está haciendo un poco de ruido, entonces no hay de qué preocuparse. Los otros fieles perdonarán, y si no lo son … ese es realmente su problema, no el suyo. Solo si está haciendo un ruido continuo, debe abordarse. Se puede ir al atrio de la iglesia o incluso a la calle, “pero intente volver y tan pronto como sea posible”.

9. Responder preguntas sobre la Misa. Los papás son los principales catequistas. La Misa es una oportunidad inmejorable de que los niños aprendan y asimilen la fe. “Cuanto más sepa su hijo sobre la Misa, más podrán participar y participar en ella”. Incluso, si las preguntas se hacen dentro de la celebración, se pueden contestar en voz baja o advirtiendo que se las contestaremos más adelante.

10. Ser pacientes y perseverar. Estas estrategias están destinadas a ser una ayuda a los padres de niños pequeños, incluso si no funcionan de inmediato, hay que ser pacientes y perseverantes. “Dios quiere a su hijo en la Misa. Al final, debemos recordar: Dios ama a tu hijo infinitamente más que tú. Y Él te ama más de lo que sabes. Entonces, Él quiere que tú tengas éxito. Reza y sigue intentando. La paciencia y la perseverancia ganarán algún día”, termina diciendo Will Wright en su artículo de Catholic Link.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.