Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Haces la lista de la compra inversa?

MAN SUPERMARKET
Comparte

Tal vez haces esto sin que nadie te lo haya explicado pero lo cierto es que de esta forma lograr ahorrar tiempo, dinero y ganas en salud y orden

Siempre hablamos de que una buena forma de ahorrar tiempo, dinero y comer más sano es organizándose, comenzando por disponer de un momento del día para planificar el menú semanal y en base a él hacer la lista de compra. Es una excelente estrategia porque al plasmar nuestras comidas en una hoja, nos hace ser más conscientes de nuestra alimentación y al mismo tiempo nos anima a crear propuestas más equilibradas y diferentes.

Ahora te propongo hacerlo pero ¡ a la inverso! Primero miramos y anotamos todo lo que tenemos en la despensa, nevera, y congelador, y después, en base a ello armamos un menú semanal y la lista de compra solo con lo que nos falta.

Pasos para armar tu plan de menú semanal inverso:

  1. Tomas una hoja y la divides en 3 partes: despensa, refrigerador y congelador. 
  2. Comienzas a anotar en la hoja todo lo que tienes en cada uno de ellos, por ejemplo:
  • Despensa: ½ paquete de arroz, 1 kilo de harina, pastas secas (1 paquete y medio), lentejas (½ paquete), 1 litro de aceite, ½ kilo de azúcar…
  • Refrigerador:  1 litro de leche, 4 huevos, 2 manzanas, ½ lechuga, 1 naranja, 2 zanahorias, ½ cebolla, 2 calabacines, ½ litro de yogur, mozzarella, aceitunas, 1 pimiento…
  • Congelador: 2 filetes de carne roja, 1 muslo de pollo, ½ bolsa de espinacas, 2 filetes de pescado blanco. 
  1. Crea una especie de plantilla en la computadora para que puedas ir rellenando o puede hacerla a mano, donde apuntes los días de la semana y las comidas del día (con almuerzo y cena es suficiente al principio)
  2. Ten en cuenta que los almuerzos sean equilibrados y las cenas ligeras. Es fundamental conocer las cantidades y los grupos de alimentos que se deben consumir.

Según este menú saludable el plato debe estar formado por verduras, proteínas, hidratos de carbono, acompañado con un postre de fruta o yogur y como bebida principal el agua.

  • Vegetales: verduras crudas y cocidas, frescas, de temporada dos veces al día (en almuerzo y cena), que ocupe ½ plato. La patata y la batata no cuentan en este grupo.
  • Proteínas: deben ocupar ¼ parte del plato y son de consumo diario. Se pueden dividir durante la semana de la siguiente manera: pescado azul (1 día), pescado blanco (2-3 días), carne roja (1 día), legumbres (2 días), huevos (máximo 4 unidades), nueces. En el caso del pescado azul hay que tener cuidado principalmente los niños y las embarazadas por su alto contenido en mercurio. Por ello, la recomendación es comer más veces a la semana pescado blanco y solo una vez el pescado azul de pequeño tamaño (sardina, boquerón, cazón).
    Te puede interesar:
    El miedo a comer pescado
  • Hidratos de carbono: Como guarnición se pueden consumir todos los días, como ser pasta, arroz, pan de granos integrales preferentemente, quinoa, avena, legumbres, patata, cuscús, entre otros. Deben de ocupar solo ¼ parte del plato.
  • Aceites: elegir aceites vegetales saludables como oliva extra virgen, canola, alto oleico, maíz, soya. Con una cucharada sopera de aceite en cada comida principal es suficiente.
  • De postre: se puede elegir algún día de la semana yogur natural, pero a diario lo ideal es la fruta de estación 2 o 3 en el día.
  • Para beber, lo mejor es el agua, puede ser con gas o sin gas, saborizadas naturales con hierbas o rodajas de frutas o vegetales

    En base con lo que cuentas según la lista de víveres que hiciste, más las porciones y grupos de alimentos aconsejados puedes elaborar el menú semanal con preparaciones sencillas, algunas conocidas y otras nuevas. Veamos un ejemplo:

Almuerzo  Cena Lista de compra
Lunes Pescado blanco a la plancha con ensalada (cebolla y pimiento) y arroz.

Melocotón

Omellete de espinaca y mozzarella con ensalada de lechuga, zanahoria y lentejas.

Naranja

Durazno, lechuga
Martes Pasta seca con vegetales 

Manzana 

Sopa vegetal casera

2 calabacines rellenos de pollo y verduras. 

Yogur natural

Cebolla, puerro, guisantes o choclo
  1. Para que no se te olvide nada, puedes hacer la lista de la compra en paralelo con el menú.

Consejo: Si no tienes tiempo de cocinar todos los días, puedes dejar prontas algunas comidas y congelarlas, el congelador puede ser un gran aliado.

Recuerda que el plato siempre debe ser variado y completo, para esos tienes que combinar los grupos de alimentos a tu gusto, cuidando las cantidades según necesidades de cada persona. 

Estas son solo algunas pautas generales para personas sanas, si se tiene alguna patología o se quiere bajar o subir de peso, se debe consultar a un nutricionista para personalizarlo en base a sus necesidades nutricionales específicas. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.