Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Puedo ayudar a otros si yo no estoy bien?

JAK RADZIĆ SOBIE Z LĘKIEM

Jose A. Thompson/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/02/19

Es posible acompañar el dolor de otros mientras mi corazón duele en lo más profundo, mira cómo

La Iglesia está compuesta de hombres frágiles, heridos y pecadores. Ahora muchos se escandalizan de la Iglesia al ver su pecado. Ven su pobreza y se alejan avergonzados. Y tienen razón.

Porque el cristiano se avergüenza de sus incoherencias. Y ver el cuerpo de Cristo tan herido y roto escandaliza los corazones inocentes. Cuesta aceptar la debilidad del cuerpo de Jesús. Cuesta mirar con paz su carne enferma.

En ocasiones prefiero extirpar lo que está podrido para que no se pudra todo el cuerpo. Lo hago en mi propia vida. Pero aun así dudo de una santidad libre de toda culpa.

Me desilusiono al esperar más de lo que veo y chocarme una y otra vez con la fragilidad humana. Con la debilidad de la Iglesia.

Tal vez deseo una perfección que nadie posee, ni yo mismo. No me conformo con la realidad como es. Me rebelo contra el pecado y la impureza que veo en mí y en otros.

Sueño con una perfección que no existe en carne humana. Sólo en Cristo que no tuvo pecado. Pero luego veo la impureza, la indecencia, la incoherencia, la debilidad y me duele el alma.

Sé que tengo que curarme a mí mismo antes de querer curar a otros: “Y Jesús les dijo: – Sin duda me recitaréis aquel refrán: – Médico, cúrate a ti mismo”.

Soy consciente de mi pecado. Sé que quiero curar a otros mientras veo en mí la herida, el dolor, la fragilidad, la enfermedad. Y escucho en el alma: “Médico, cúrate a ti mismo”.

Intento curar mis heridas. Una a una. Sé cuáles son. Tengo claro que yo curo desde mi herida abierta. Desde mi dolor manifiesto.

No puedo esperar a estar yo bien y perfecto para poder servir de ayuda a alguien. Eso no va a ocurrir nunca.

Nunca estaré en perfecto estado. Nunca luciré una vida sin mancha ni pecado. Nunca mi piel estará libre de arrugas y cicatrices.

Soy capaz de acompañar el dolor de otros mientras mi corazón duele en lo más profundo. Puedo aligerar la carga de muchos corazones mientras el mío va cargado.

Sé que solo no puedo hacerlo, por eso las palabras del salmo me dan esperanza: “Mi boca contará tu salvación, Señor. A ti, Señor, me acojo. No quede yo derrotado para siempre; Tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo. Inclina a mí tu oído, y sálvame”.

Es Jesús, el sanador herido, quien me convierte en médico enfermo. Médico que cura a quien tiene fe en la salvación.

En Nazaret no creían en el poder de Jesús. Por eso querían matarlo. Jesús, al no ver fe en ellos, siguió su camino: “Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba”. Muchos enfermos no fueron curados allí. Faltó fe.

Siempre hace falta fe. Siempre es necesario que yo crea para que otro pueda hacer algo por mí. Jesús va a curar a los que tienen fe.

A veces me encuentro con personas que no creen y no quieren ser curadas. Vuelven a lo mismo de siempre, porque no quieren cambiar. Están cerradas. Viven en su dolor, en su enfermedad y no desean cambios. Sólo puedo pasar de largo. Y llegar al que tiene deseo, necesidad, fe.

Cuando el papa Francisco habla de la periferia se refiere a esto. A veces sólo quiero que refuercen mis creencias cuando escucho al que me habla de Dios.

Quiero que me digan que están de acuerdo con lo que yo ya pienso. Busco que condenen al pecador para justificar mi perfección. Y no logro percibir mi pecado.

En el fondo de mi alma no quiero que nada cambie en mi interior. Me falta fe. No deseo la conversión de mi corazón herido.

No quiero ser curado quizás porque no sé lo profunda que es mi herida. No me doy cuenta de la impureza de mis intenciones. De la podredumbre de mi piel.

Me creo que no tengo que perdonar a nadie y no acabo de comprender que la amargura que tengo tiene un origen.

Habrá alguna herida de mi pasado que no logro ver. Un rostro concreto. O muchos rostros. Tal vez no soy consciente de que mi ira tiene detrás rostros y heridas de algún tiempo ya olvidado.

Tengo mi lista de personas que me han hecho daño. Y sigo pensando que los enfermos son los otros y no yo.

Sólo cuando me detengo y callo, cuando me arrodillo y siento, afloran a la superficie de mi alma sentimientos encontrados. El deseo de perdonar y ser perdonado. El deseo de cambiar y seguir como hasta ahora. El deseo de curar a otros y de ser curado yo mismo.

Tags:
ayudapecadosanacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.