¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cebolla junto a la cama, tos debilitada ¡ y sueño restaurado!

ONIONS
Comparte

¿Quién lo hubiera creído? ¡En jarabe, ungüento o simplemente cortada por la mitad, la cebolla resulta ser una cura de lo más efectiva para la tos seca!

Un remedio de la abuela, 100% natural y sin efectos secundarios. La cebolla tiene múltiples virtudes. Es antioxidante, antinfecciosa, antiinflamatoria, también alivia la tos seca. ¡Así que en estos tiempos invernales, pasa al plan de la cebolla! Esto purificará sus bronquios de manera eficiente y natural.

La tos seca es un síntoma que a menudo acompaña a los resfriados, a la faringitis, a la laringitis, a la bronquitis y a la sinusitis. Es una tos irritante e improductiva, a diferencia de la tos grasa. La tos seca puede alterar nuestro estado general, por lo que es necesario tratarla. La cebolla, gracias a sus propiedades expectorantes y antiinflamatorias, es un remedio ideal para aliviarla.

Con miel y cebolla, en jarabe o ungüento

El principio es simple: pele y corte una cebolla en dos o cuatro trozos, luego colóquela en un plato cerca de la cama (o debajo de la cama). El único inconveniente, y demasiado fastidioso para algunos, es su olor.

Puedes probar también la combinación de miel y cebolla. Es un remedio utilizado desde la antigüedad como antitusivo. Ambos ingredientes tienen una acción antibiótica y expectorante que ayuda a reducir la tos y aliviar la irritación de garganta.

Para preparar un jarabe casero contra la tos, pele y corte la cebolla en trozos pequeños y póngala en un recipiente. Luego agregue 2-3 cucharadas de miel y deje reposar la mezcla durante la noche. A la mañana siguiente, filtre la mezcla con una gasa gruesa o colador y consuma la dosis obtenida durante el día. También puede diluir el jarabe en un vaso de agua.

Igualmente puedes preparar un ungüento de cebolla para la tos: Rallar finamente la cebolla (en un robot de cocina), y luego mezclarla con grasa (tipo grasa de oca, unos 100 gramos aproximadamente), hasta que esté bien incorporada. El  ungüento resultante ha de untarse por la noche en pecho y espalda antes de irse a la cama a dormir.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.