¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un niño se pierde en el bosque y dice que lo protegió un “oso amigo”

BEAR
Shutterstock-Vladimir Wrangel
Comparte

Carolina del Norte vive con emoción el regreso a casa del pequeño Casey

El sufrimiento de la familia de Casey Hathaway fue indescriptible durante dos días con sus noches. No querían ni imaginar qué podía estar ocurriéndole a su pequeño de 3 años, que desapareció en un pueblo de Carolina del Norte, Estados Unidos.

Cada hora que transcurría presagiaba lo peor, ya que en los últimos días se habían registrado intensas lluvias y temperaturas muy bajas.

Sin embargo, el niño fue rescatado finalmente por la policía del lugar. Lo hallaron enredado en unos arbustos, empapado y con mucho frío. Sin embargo, el alguacil del condado de Craven, Chip Hugues, se quedó estupefacto cuando el pequeño Casey explicó que no se había sentido solo ni había pasado miedo durante aquellas terribles 48 horas porque “un oso amigo” lo había protegido. 

Tanto el alguacil como la familia están conmocionados ante el suceso, ya que la conducta de un animal salvaje como el oso negro americano frente un humano suele resolverse con un ataque mortal la mayor parte de las veces.

Un milagro, “Dios le envió un amigo”

La tía de Casey no duda en considerar un milagro lo sucedido. Brianna Hathaway lo expuso así en sus redes sociales: “Dijo que estuvo con un oso durante dos días. Dios le envió un amigo para mantenerlo a salvo. Dios es un Dios bueno. Los milagros ocurren”.

Los bosques de Carolina del Norte no son el parque de Yellowstone de los cartoons ni ese oso negro americano la imagen ideal que todos tenemos del dicharachero oso Yogui. Son espacios naturales donde difícilmente un niño de 3 años puede subsistir.

El comportamiento del “oso amigable” de Casey hizo que el niño no fuera víctima, por ejemplo, del coyote o del lobo rojo, una especie en peligro de extinción que en los últimos años se ha reintroducido en la zona y de la que hay 150 ejemplares conocidos.

Único objetivo: ver a mamá

Al ser encontrado, Casey se mostró valiente. Con algún leve rasguño, solamente dijo que tenía sed y que quería ver a su mamá. Lo demás no le parecía importante.

El oso negro americano puede alcanzar los 2 metros de altura, tiene zarpas que le permiten arrancar la corteza de los árboles y un olfato extremadamente fino. El del “oso amigable” hizo que este interpretara que Casey no le haría daño y así cuidó al niño como a una de sus crías hasta que otro humano llegó en su rescate.

Los cuentos nos hablan de osos que roban la miel, de Winnie the Pooh, de Koda y Kenai (“Hermano Oso”), de Baloo (el del “Libro de la Selva”) o Yogui… Ahora disponemos de la historia de Casey Hathaway para crear un nuevo protagonista: un oso amigo enviado por Dios.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.