Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Bolsos con plástico reciclado de botes usados por inmigrantes para cruzar el Mediterráneo

IMadeYourBag
Comparte

Un mismo plástico de la patera puede convertirse en una bolso o una cartera.

No hay nada más bonito que ver cuando alguien, en medio de una tragedia, puede vislumbrar una idea para convertir algo negativo en algo positivo. Estas vez se trata de dos personas, Vera Gunther y Nora Azzaoui, dos alemanas que se ofrecieron como voluntarias hace tres años para recibir a inmigrantes. Lo hicieron primero en Berlín, pero también quisieron viajar a las islas griegas, donde les comentaron que hacía falta más ayuda (por cierto, lo hicieron tomando un ferry desde Turquía porque les salía más económico, unos 15 euros, misma ruta que muchos refugiados también toman pero pagando cientos de euros, a medianoche y en una embarcación que no les da la seguridad de llegar con vida).

IMadeYourBag
mimycri.de

Estando en la isla griega de Chios en el 2016, recibieron a cientos de inmigrantes de distintas partes del mundo. ¿Historias para contar? Muchas, desde personas que lloraban de felicidad hasta relatos de niños que nunca pudieron llegar a la orilla con vida. Para ellas, la “llegada”, tenía una carga emocional muy poderosa. Era ver cuando en ese preciso momento el miedo se transformaba en esperanza. La incertidumbre en una promesa de vida. El dolor en un comienzo de recuperación.

IMadeYourBag
mimycri.de

Además de tratar con la gente, su labor humanitaria también consistía en ayudar a limpiar las playas tras su llegada. La primera acción que hicieron fue comprar una lavadora para así poder lavar toda la ropa mojada de los inmigrantes que se apilaba sobre la arena cuando se las cambiaban. Así lograron recaudar fondos para construir una casa para niños. Sabían que no era la solución a todo el problema, pero era una pequeña acción que sumaba y les dio más fuerzas para pensar en otras acciones.

IMadeYourBag
mimycri.de

Entonces se preguntaron qué podían hacer con las pateras, balsas plásticas rotas cuyo plástico es difícil de reciclar. Se les ocurrió crear carteras y bolsos con este material y nació Mimycri, una compañía sin fines de lucro que respetuosa con el medio ambiente. Detrás de cada pieza, historias reales de inmigrantes que buscan una vida mejor en otra orilla del Mediterráneo, historias de muy duras de sufrimiento pero también de esperanza.

IMadeYourBag
mimycri.de

Para estas emprendedoras alemanas era importante crear artículos que pudieran usarse todos los días y que recordara estas historias de inmigrantes, incluso de refugiados a quienes también algunos ven a veces como “un desecho” o “algo inservible para una sociedad desarrollada”, pero en realidad se trata de la perspectiva con la que los mires.

Aunque el taller está en Berlín, Vera y Nora siguen yendo al menos una vez al año a las islas griegas para continuar su trabajo como voluntarias. El resto del años, les envían el material para ser transformado en algo nuevo, bonito y útil, esperando arreglar otras cosas que también parecieran estar rotas en la sociedad.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.