¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Un hombre-lobo en las catacumbas de Santa Priscila?

Ma. Paola Daud
Comparte

Una curiosa historia ocurrida en la "reina de las catacumbas" de Roma

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la época de la Segunda Guerra Mundial los habitantes del barrio Salario, en la zona de las catacumbas de santa Priscilla, a menudo escuchaban gritos extraños en la noche. Sucedía especialmente cuando había luna llena.

Alarmadas por esta presencia poco normal, un buen día, alertaron a las autoridades para que investigaran. Pensaban que se trataba de un hombre lobo que vagaba y avanzaba en la oscuridad en el complejo de las catacumbas. Después de varias investigaciones y emboscadas, salió la verdad.

En realidad, los gritos eran de un pobre enfermo mental que pasaba las noches gritando y aullando aterrorizando a toda la ciudadanía en el área de las catacumbas. Una vez atrapado en el acto, fue arrestado y llevado a un asilo. Así pudieron seguir reposando en paz tantos los vivientes como los no vivientes, sobretodo los cerca de 40.000 mártires que aloja las catacumbas de santa Priscilla.

Las catacumbas de siete papas

La reina de las catacumbas, como así le llaman debido justamente a la gran cantidad de mártires que aloja, entre ellos siete papas: San Marcelino, San Marcelo I, San Silvestre I, Liberio, San Siricio, San Celestino I, Virgilio.

Llevan el nombre de santa Priscilla, una noble y rica romana que pertenecía a la familia Acili, una familia senatorial. Según los estudios realizados y la interpretación de una inscripción funeraria, ella era la propietaria de la tierra en la que se construyó la inmensa necrópolis.

Tiene una extensión de 13 kilómetros y se usaron entre los siglos II dC y V dC hasta la llegada de los bárbaros cuando fueron saqueadas y abandonadas. Posteriormente fue redescubierta hacia finales del siglo XIX junto con los restos de la basílica de san Silvestre, siempre en la Vía Salaria.

Hoy en día se pueden visitar las Catacumbas de Priscilla, pero solo una pequeña parte, dada su extensión. Vale la pena visitar estas catacumbas y descubrir las diversas bellezas artísticas de los primeros cristianos.

Se puede admirar interesantes cubículos (cubiculum, que etimológicamente indica un recinto pequeño donde se «duerme») con frescos muy bien conservados, entre ellos:

El cubículo llamado la Velata del siglo III, lleva su nombre debido a un fresco excelentemente conservado que representa a una mujer con velo en una actitud orante y que ciertamente fue enterrada allí.

CATACOMBS
Kristicak-(CC BY-SA 4.0)

La Capilla griega, es un cubículo que esta separado en tres espacios con sus respectivas ábsides y arco en la que se representan pinturas de estilo pompeyano que datan del siglo II y III, hechas con estuco y pintura de manera muy rica y elegante tanto de ser nominada la “capilla sixtina paleocristiana”.

Entre sus frescos podemos ver varias escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, como la Resurrección de Lázaro, la Adoración de los Magos, Daniel entre los leones, un interesante ciclo de la vida de Susana, los tres jóvenes hebreos en el horno,etc.

CATACOMBS
Public domain

Pero el fresco más importante y hermoso es el que se encuentra en el lóculo del arenario, que representa a la Virgen con el Niño en sus brazos junto al profeta Balaam apuntando a una estrella. Representación tomada del texto Nm 24, 15-17: “Oráculo de Balaam, hijo de Beor, (…) Álzase de Jacob una estrella, surge de Israel un cetro…” Esta hermosa imagen se remonta a finales del siglo II por lo tanto es considerada la representación más antigua de la Virgen con el Niño Jesús.

CATACOMBS
Public domain

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.