Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
San Luis Versiglia y san Calixto Caravario
home iconEspiritualidad
line break icon

Logra así que lo que haces dé buenos resultados y a ti paz

SUCCESSFUL,WOMAN,WORKING,OFFICE

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/01/19

Se trata de conocer algo sobre ti...

Tengo una misión propia. Una forma original de vivir la fe. Un carisma particular. Una tarea en esta vida que sólo yo puedo realizar. Nadie más por mí. ¿Cuál es mi don?

¿Sé dónde se encuentra mi originalidad? ¿Dónde están mis talentos? ¿Qué debilidad mía usa Dios para hacerla fecunda? Sé que no puedo hacerlo todo. Sólo lo mío. Eso es lo que importa.

Decía san Pablo: “¿Acaso son todos apóstoles? ¿O todos son profetas? ¿O todos maestros? ¿O hacen todos milagros? ¿Tienen todos don para curar? ¿Hablan todos en lenguas o todos las interpretan?”. No todos hacen lo mismo. No todos son profetas, no todos curan. Cada uno actúa de acuerdo con su sabiduría.

Veo que unos hablan y su palabra es creadora. No sé bien cómo pero su voz penetra los corazones y cambia las vidas de las personas. O no es su voz, sino la palabra llena de Espíritu Santo. Dios en su don haciendo pequeños milagros de transformación.

Otros son especialistas en escuchar. Lo hacen con inmenso respeto. Saben ser pacientes y aguardar sin decir nada. Su silencio da vida a tantos…

Me impresiona ese don de saber escuchar. El que escucha construye puentes que unen a unos y a otros. El silencio de la escucha enaltece. El que calla sabe sembrar en una tierra fértil.

Otros dan sabios consejos. Sin imponer nada, con respeto.

Otros sirven con pasión dando todo su tiempo y su energía. Entienden que su misión es estar atentos a la necesidad de los que están cerca, y lejos. Saben ponerse a la labor sin esperar que se lo pidan.

Lo entregan todo con humildad y no pretenden que sus nombres resuenen en acción de gracias. Dan sin esperar nada. Dan en lo oculto.

Me impresiona ese don de permanecer ocultos. Sin que nadie los vea, sin que nadie lo sepa. Tal vez es su servicio fiel y oculto el que cambia el mundo sin que yo me dé cuenta. Su ayuda generosa es fuente de vida para los más necesitados.

Veo a otros que sanan con su ternura y delicadeza. Tienen el poder de curar enfermedades. No sé cómo lo hacen, pero consiguen que las heridas hondas cicatricen. Y los vacíos del alma que tanto enferman se llenen de esperanza.

Saben aguardar al pie de la cama del que sufre. Acompañan sin querer dar consejos. Saben ser pacientes y curar a todos los enfermos que quieren tocar sus vidas.

Veo a los que acogen con su corazón grande y abierto. Se convierten en morada para los indigentes, para los solitarios, para los que han sido rechazados y juzgados.

Miro a mi alrededor. Veo tantos dones y talentos. ¿Cuál es mi don? ¿Qué misión me ha confiado el Espíritu Santo?

Si supiera cuál es mi don, mi tarea original que nadie puede hacer por mí, dejaría de vivir comparándome con los demás. Viviría alegre siendo quién soy en lugar de sufrir por no ser como otros.

Mi don es el mío, y también mi herida y mi debilidad. Son únicos. No los tienen otros. Y sé que el Espíritu va a hacer conmigo milagros originales, si vivo feliz haciendo lo que me pide.

No me comparo. No pretendo ser quien no soy. Soy yo, con mi originalidad. Necesito descubrirla para vivir con paz haciendo lo mío.

Cuando no es así, me pongo triste y dejo de valorar la entrega de los otros. Divido. Creo distancias con los demás. Juzgo al que envidio. Y veo cómo el demonio divide en mi interior. El Espíritu Santo por su lado es capaz de unir.

Incluso en mi misma Iglesia me vuelvo suspicaz con los que no son como yo. Critico a los diferentes, a los que tienen otros carismas y acentos. A los que llegan a más corazones y logran más victorias.

Y yo me quejo de la sequedad de mi entrega. Y veo que quiero ser como otros en los frutos. Divido, juzgo, condeno, en lugar de unir con mis palabras y silencios.

Tags:
autoconocimientomisioneropaztalento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.