Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconActualidad
line break icon

La centenaria y milagrosa imagen argentina que “regresó” a Panamá

SALTA

Facebook Arzobispado de Salta

Esteban Pittaro - publicado el 30/01/19 - actualizado el 30/01/19

Del mismo modo que Juan Pablo II entregó la Cruz (de los jóvenes), nosotros entregamos a Nuestro Señor del Milagro y les pedimos que lo cuidaran

Una delegación de jóvenes salteños, acompañados por su obispo, llevó hasta el distrito de Soná, a unos 300 kilómetros de la ciudad de Panamá, una réplica de la venerada imagen del Señor del Milagro conservada en la catedral de Salta. De esta manera, el Señor del Milagro, epicentro de unas celebraciones de Fe más populares del norte argentino, acompañará a Nuestra Señora de Luján, ya que hace 20 años fue llevada hasta allí una réplica de la patrona argentina, en torno a la cual fue creciendo notablemente la devoción.

Días previos al inicio de la Jornada Mundial de la Juventud, el grupo de jóvenes, acompañados por su obispo monseñor Mario Cargnello, llevó la réplica hasta esta humilde localidad cuya actividad central es la ganadería y el agro. Los recibió la comunidad local, encabezada por el párroco de San Isidro Labrador. Hace 18 años, esa comunidad hizo propia la devoción a Nuestra Señora de Luján, llevada por el sacerdote argentino Raúl Gabrielli, conocido como difundir por el mundo la devoción a la Virgen de Luján.

Monseñor Cargnello explicó que “del mismo modo que Juan Pablo II entregó la Cruz (de los jóvenes), nosotros entregamos a Nuestro Señor del Milagro y les pedimos que lo cuidaran. Y al Señor le pedimos que nos uniera, ya que somos hijos del mismo continente”.

El Arzobispado de Salta además dio cuenta de un detalle poco recordado que da valor al gesto. Se sabe que la imagen fue enviada a la naciente ciudad de Salta en el siglo XVI por el primer Obispo de Tucumán, desde España, a la que había regresado. Es sabido desde siempre que el barco que las trasladaba sufrió un naufragio y la caja que llevaba la imagen apareció flotando en el puerto de Callao junto con la de la Virgen del Rosario, que tenía como destino Córdoba (Argentina). Lo que no se suele recordar es que la imagen, previo a embarcarse en el Pacífico atravesó el Atlántico y cruzó por tierra, como era habitual en esa época para los cargamentos, por Panamá. Ruta obligada, como recordaron. De esta manera, puede decirse que la imagen del Señor del Milagro vuelve a Panamá.

Cuando la imagen inicialmente llegó a Salta, estuvo unos cien años hasta que con los temblores de 1692 comenzó con la de su Madre, en una imagen de la Inmaculada Concepción, a ser el corazón de la Fe de los salteños. Aquella vez, cuando sacaron en procesión a Cristo Crucificado y se encomendaron a él, cesaron los temblores que debieran haber destrozado la ciudad. En 1844, se repitió la historia con otro fuerte terremoto y se confirmó un pacto de fidelidad con el que cada 15 de septiembre se cierra la Fiesta del Milagro.

Ese mismo pacto de fidelidad fue rezado este enero en Panamá, donde con el Señor del Milagro y la Virgen de Luján se puede decir formalmente que la Iglesia argentina ha plantado bandera.

Tags:
argentinamilagro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.