Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Más de la cuarta parte de las muertes en Holanda son provocadas, según un informe

EUTHANASIA
Shutterstock-Art_Photo
Comparte

La eutanasia en los Países Bajos está en aumento

Quince años después de que los Países Bajos despenalizaran la eutanasia y el suicidio asistido por un médico, más del 25 por ciento de todas las muertes en la nación son provocadas, en lugar de por enfermedad u otras causas naturales.

Esa cifra se basa en estadísticas de 2017 e incluye casi 6.600 casos de eutanasia; 1.900 suicidios y unas 32.000 personas asesinadas a través de una práctica llamada sedación paliativa, según un artículo en The Guardian

En el artículo, el periodista Christopher de Bellaigue narra la historia de la eutanasia en los Países Bajos, desde que se introdujo en casos extremos (“sufrimiento insoportable sin posibilidad de mejora”) hasta el punto actual, en que algunos abogan por una píldora legal que prácticamente cualquiera puede tomar en caso de que esté cansado ​de vivir.

“El proceso de introducir la legislación sobre la eutanasia comenzó con el deseo de lidiar con los casos más desgarradores, formas de muerte realmente terribles”, dijo Theo Boer, quien enseña ética en la Universidad Teológica de Kampen. “Pero ha habido cambios importantes en la forma en que se aplica la ley. “Hemos puesto en movimiento algo que ahora hemos descubierto que tiene más consecuencias de las que jamás imaginamos”.

Boer es miembro de una de las cinco juntas regionales que se crearon para revisar cada acto de eutanasia y entregar los casos a los fiscales si se detectan irregularidades, explica De Bellaigue.

“Una de las razones por las que la eutanasia se hizo más común después de 2007 es que se amplió el rango de condiciones posibles, mientras que la definición de “sufrimiento insoportable”, que es fundamental para la ley, también se amplió”, escribe De Bellaigue.

Hoy en día, la eutanasia se cuenta como un servicio de salud básico, cubierto por la prima mensual que cada ciudadano paga a su compañía de seguros, afirma el autor. Los médicos pueden optar por no participar, pero una agencia conocida como Levenseindekliniek, o Clínica del final de la vida, hace coincidir a los médicos que desean sacrificar a las personas con pacientes que buscan el final de sus vidas. En 2017, el Levenseindekliniek fue responsable de la eutanasia de unas 750 personas.

Ese mismo año, escribe De Bellaigue, los ministros de salud y justicia de los Países Bajos emitieron una propuesta conjunta para legalizar una píldora de “fin de la vida” que daría a cualquier persona mayor de 70 años el derecho a recibir un veneno letal, eliminando completamente al médico de la ecuación. La propuesta fue rechazada, “pero los médicos y los especialistas en el final de la vida esperan que la legislación introduzca un proyecto de ley de fin de la vida ante el Parlamento a su debido tiempo”, afirma el periodista.

Al comentar sobre el informe, el activista contra la eutanasia Wesley J. Smith señala que muchas personas mueren en los Países Bajos por “sedación terminal”, que definió como “una eutanasia a cámara lenta en la que los pacientes que no se encuentran en la etapa activa de morir son sometidos a comas artificiales y se les niega todo el sustento hasta que se deshidratan hasta la muerte”. La práctica, explica, no debe confundirse con la “sedación paliativa”, que “alivia los síntomas de un paciente moribundo, aunque no causa la muerte intencionalmente”.

Escribiendo en National Review, Smith comenta: “Desde que la eutanasia se despenalizó por primera vez en los Países Bajos, los médicos del país han recorrido un camino muy oscuro. Las muertes inducidas se han expandido de los enfermos terminales que lo solicitan, a los enfermos crónicos que lo solicitan, a las personas con discapacidades y los ancianos que lo solicitan, a las personas con demencia, los pacientes psiquiátricos con enfermedades mentales (83 en 2017), y los infanticidios de bebés nacidos con enfermedades o discapacidades graves o terminales, que no tienen la capacidad de solicitarlo”.

Smith, quien es copresidente y miembro principal del Centro para el Excepcionalismo Humano del Instituto Discovery, también advirtió que la ley holandesa permite que la extracción de órganos se combine con la eutanasia.

“¿Significa esto que los holandeses son personas horribles y macabras? Absolutamente no. Pero son lógicos. Una vez que la población aceptó ampliamente la premisa de que matar es una respuesta aceptable al sufrimiento, el país tomó esa creencia precisamente a donde conduce”, opinó Smith. “Tales horrores también sucederán aquí si nos dejamos seducir de manera similar por la conciencia de la eutanasia. Los que tienen ojos para ver, que vean “.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.