¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Conoce a Isaías, uno de los personales más fascinantes (y misteriosos) de la Biblia

OLD TESTAMENT
Comparte

Sus escritos son los más citados en el Nuevo Testamento pero, ¿quién fue?

El profeta Isaías es una de las figuras más influyentes de la Biblia hebrea. El Libro de Isaías se cita con tantísima frecuencia en el Nuevo Testamento que incluso se le conoce como “el Quinto Evangelio”. De hecho, es famosa la cita de san Jerónimo diciendo que Isaías “fue más un Evangelista que un Profeta, porque describió todos los Misterios de la Iglesia de Cristo de forma tan vívida que uno podría asumir que no está profetizando sobre el futuro, sino más bien componiendo una historia de acontecimientos pasados”. También, y quizás no extrañe, su figura está representada en los Manuscritos del Mar Muerto con más frecuencia que cualquier otro profeta o patriarca. Sin embargo, todavía no hemos contestado a la pregunta: ¿quién fue Isaías?

Isaías fue un profeta del siglo VIII a.C. que empezó su ministerio unos pocos años antes de la muerte del rey Ozías, que vivió durante los reinados de Jotán y Ajaz y que murió en el 14.º año del reinado de Ezequías, que fue rey de Judá hasta el año 740 a.C. (aproximadamente). Es decir, tal vez estuviera activo en su ministerio durante más de 60 años.

Sin embargo, los expertos actuales coinciden casi unánimemente en que no hubo un único Isaías, sino diferentes autores que escribían bajo el mismo nombre, probablemente con siglos de diferencia entre ellos, ya que el libro muestra claros indicios de haber sido escrito a lo largo de un extenso periodo de tiempo. Estos autores son conocidos como Primero, Segundo y Tercer Isaías, aunque no todos los investigadores hacen una distinción tajante entre el Segundo y el Tercer Isaías.

Los expertos coinciden en que el Primer Isaías (o Proto-Isaías) escribió la mayoría de los capítulos del 1 al 39 y en que es el profeta original que da nombre a toda la obra. De hecho, los investigadores sostienen que su influencia fue tan grande que tuvo discípulos que continuaron con su ministerio tras su muerte. A este grupo de discípulos se le conoce como “Escuela de Isaías” y a se le atribuye la producción del Segundo Isaías (o Deutero-Isaías), es decir, de los capítulos 40 al 55 del Libro, en el siglo VI a.C.

El Tercer Isaías (o Trito-Isaías) habría escrito los capítulos del 56 al 66 en el siglo V a.C. Pero, ¿por qué los eruditos llegaron a esta conclusión? La clave está en las múltiples y diferentes preocupaciones que el lector encuentra en la predicación de Isaías y en el cambio radical de tema al comienzo del capítulo 40.

En este punto es cuando el regreso del cautiverio babilónico se convierte en el tema dominante del libro. Ciro, el mismo rey persa que ordenó la liberación de Israel en el año 539, es mencionado en el capítulo 44, versículo 28. Esto llevó a los expertos a considerar la primera mitad del libro (capítulos 1-39) como producción del profeta histórico, que luego fue intercalada con comentarios en prosa en tiempos del rey Josías unos cien años después y que, finalmente, el resto del libro data de inmediatamente antes (e inmediatamente después) del final del exilio en Babilonia, casi dos siglos después del tiempo en que vivió el profeta histórico.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.