Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

10 alimentos que no deberían tomar los bebés menores de un año

BABY
Shutterstock - Kamila Starzycka
Comparte

Cuando se comienza con la alimentación complementaria (introducción de alimentos además de la leche materna o de fórmula) surgen dudas, aparecen distintas opiniones y como padres nos hacemos muchas preguntas para poder hacerlo de la mejor manera posible.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Lo primero y fundamental: Debemos empezar empezar poco a poco a incorporar nuevos alimentos en la dieta del niño. Es importante respetar su ritmo, que no es el mismo en todos los niños, a probar, saborear, aunque seguramente de principio rechace todo. Es ahí que comenzamos a enseñar, es un momento de aprendizaje, por lo tanto, debemos insistir sin forzar varias veces con un mismo alimento hasta que se familiarice con él. Es muy cierto el dicho popular “a comer se aprende”, cada alimento debe introducirse con naturalidad, se debe tener paciencia y dedicar un tiempo especialmente para ello.

Pero además de encontrar en los artículos que encontrarás a continuación las respuestas sobre lo que debemos dar de comer a nuestros niños, la cantidad de alimento y su consistencia, me parece importante aclarar este tema que genera tanta confusión entre los padres: los alimentos que es mejor evitar y el porqué de esta recomendación nutricional.

Alimentos desaconsejados antes del año del bebé

Por ser alimentos que no forman parte de una alimentación saludable o que no tienen valor nutritivo.

  1. Sal, no la necesitan. Por lo que al menos hasta los 12 meses se debe evitar, porque podría afectar sus riñones, luego se puede incluir en pequeñas cantidades optando por la sal yodada.
  2. Azúcar, lo mismo sucede con el azúcar y aquellos alimentos azucarados como refrescos o jugos no lo necesitan. Cuando queramos darle algo “dulce” podemos elegir frutas trituradas o agregarle un poco de leche materna a los purés o preparaciones.
  3. Miel, se desaconseja su uso en niños pequeños principalmente porque la miel puede contener bacterias capaces de producir toxinas en el intestino del bebé, produciendo en consecuencia la enfermedad de botulismo. Y por otro lado al tener un porcentaje elevado de azúcar facilita el desarrollo de caries dentales
  4. Ultraprocesados, muchas veces con “pobrecito… quiere comer mis papitas o galletas”, “si prueba no pasa nada”, lamentablemente no es así. No debemos darle alimentos ultraprocesados (galletas, bolletería, papas chips a nuestros bebés, no son sanos, no les hace bien porque contienen altísimas cantidades de sal, azúcar, grasas para nada saludables.
  5. Infusiones, té, café ni bebidas alcohólicas: Estas bebidas contienen sustancias como el alcohol, la cafeína o la teína peligrosas para la salud del bebé.
  6. Alimentos desnatados o bajos en grasa, los bebés necesitan alimentos con calorías, grasas buenas para su desarrollo. No hay necesidad de elegir una leche sin o con menos grasa para bajar calorías como se puede aconsejar en un adulto. Por lo tanto, al momento de elegir leche, yogur o queso que sea enteros, y no en si sustitución de la leche materna, o artificial.  

Alimentos con los que debemos tener especial cuidado son aquellos susceptibles de que el niño se ahogue:

  1. Frutos secos enteros, desaconsejado en menores de 5 años por la posibilidad de causar atragantamientos. A pesar de ser un alimento saludable, entre otras cosas por sus grasas de buena calidad, se debe prestar especial atención a estos alimentos y no ofrecerse enteros ni desecados (pasas, arándanos). Del mismo modo sucede con cualquier alimento duro o redondeado: oliva, uva, salchicha, caramelos, fruta o verdura dura sin cocer como la zanahoria, apio, manzana, maíz.

Algunos alimentos presentan toxicidad, por esta razón es importante evitarlos durante los primeros años vida.

  1. Pescados y mariscos, pescados como el pez espada, el tiburón, el lucio o el atún rojo presentan un contenido alto de mercurio que puede llegar a afectar su sistema nervioso, por lo que se aconseja su consumo en bebés y en menores de 3 años. Con respecto a los mariscos, tampoco se recomiendan crustáceos tipo cangrejo o la cabeza de cualquier crustáceo (gambas, langostinos o cigalas) porque presentan niveles altos de cadmio otro metal pesado, que tiende a acumularse en el hígado y en el riñón, y una ingesta alta puede ocasionar disfunción renal, entre otros.
  1. Alimentos crudos o poco cocidos, del mismo modo que no se aconseja el consumo de pescado, huevos o carnes crudas en adultos mucho menos en bebés y niños porque pueden generar toxiinfecciones graves.
  2. Vegetales de hoja verde, como espinacas, acelgas, se aconsejan no incluirlas hasta el año de edad, en caso de hacerlo, el contenido de dichas verduras no debe ser mayor del 20% del contenido total del plato. A partir del año hasta los 3 años, la ración de espinacas o acelgas al día no debe ser mas de una. 

Lo que sucede con estas verduras es que contienen nitratos (sustancias que se encuentran de forma natural en estos vegetales y que en nuestro organismo se transforman en nitritos). Un consumo elevado de ellos en bebés o niños pequeños, pueden originar una enfermedad que podría ser grave llamada metahemoglobinemia: el bebé podría ponerse azul (cianótico) debido a la falta de oxígeno en la sangre.

En conclusión, la introducción de alimentos en la etapa de alimentación complementaria debe ser de forma gradual, por grupos, y uno a uno por vez para detectar alguna eventual alergia en caso de que se presentase. 

Estar siempre presente en el momento de la comida del niño, prestar especial atención a los alimentos desaconsejados y educar de manera natural, con paciencia y amor a comer saludable.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.