Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué es la nueva cocina “consciente”?

FAMILY DINNER
Shutterstock
Comparte

Claves para comprender esa alimentación para vegetarianos que gusta incluso a los no vegetarianos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Los libros de cocina vegetariana ocupan metros y metros de estanterías en las tiendas. No solo hablamos de librerías, sino también de establecimientos de decoración, muebles, clínicas dentales, salones de bellezas… Lo ecológico ha adoptado últimamente la palabra “consciente”, así que vamos a ver qué significa eso.

Seguramente ya han oído hablar de “vida consciente” y del Mindfulness. Es una tendencia que propone el estilo de vida de personas que ya no quieren vivir lo que les proponen las marcas ni la publicidad. Quieren saber qué consumen, de dónde procede, si su proceso ha sido ético… y así decidir lo que consideran mejor.

Llevar una “vida consciente” implica que también la alimentación nos ha hecho reflexionar sobre qué comemos, qué beneficios tienen esos alimentos para nuestra salud y cuál ha sido la trayectoria hasta que llegan a la cesta de la compra.

Fórmulas sencillas y naturales

Quien lleva una “vida consciente”, disfruta con la alimentación pero en primer lugar piensa en los alimentos como medicina: sus valores nutritivos, las alergias, los mejores modos de cocción, las necesidades del cuerpo humano… Es la unión de lo natural con la medicina tradicional en una forma de vida equilibrada que sigue específicamente el modelo vegetariano.

De las muchas novedades editoriales que se proponen sobre cocina, una llama especialmente la atención: “Farmacy Kitchen” de Camilla Fayed. Podría traducirse como “cocina medicinal”. Consiste en descubrir todo el potencial de las plantas y a la vez formular recetas de manera que resulten agradables también para los no vegetarianos.

¿Sabías que el líquido de los garbanzos en conserva sustituye al huevo para hacer alioli a personas con el colesterol alto? ¿Quieres una receta para hacer un caldo vegetal de lo más nutritivo? “Farmacy Kitchen” aporta fórmulas sencillas para descubrir todo lo que nos aporta la naturaleza y divertirse en la cocina sin necesidad de saber mucho de antemano.

EATING LEMON
PIXABAY

Son unas 100 recetas de platos, a las que se añade unas páginas con fórmulas para elaborar una mascarilla, pasta de dientes o un limpiador multiusos cien por cien natural. Así se evitan los procesados y los contenidos químicos agresivos que nos perjudican el cutis, el sistema digestivo o las manos.

El origen de este libro está en Farmacy London, una tienda del Reino Unido que en 2016 apostó por este tipo de alimentación y de la que ahora se habla en todo el mundo como si fuera un restaurante de la guía Michelin.

Como muestra, la receta de salsa verde. Procede de Yemen y aporta fibra, vitaminas y minerales como el hierro, magnesio, potasio, cobre y manganeso. El cilantro y el limón ayudan a la digestión y al sistema inmunitario.

Salsa Verde

Tiempo de preparación: 5 minutos.

  • 2 dientes de ajo aplastados
  • 1-2 chiles jalapeños
  • 1 manojo grande de cilantro, talllos y hojas
  • 125 ml de aceite de girasol o de canola
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1/2 cucharadita de sal

Introducir el ajo y los chiles en un robot de cocina y mezclar. Añadir el cilantro, el aceite, el zumo de limón y la sal. Trabajar hasta que la salsa adquiera una consistencia fina, como la del pesto. Probar y ajustar el sabor con más zumo de limón si es necesario.

Puede conservarse en un recipiente hermético en la nevera hasta 1 mes. El color puede oscurecerse con el tiempo debido a la oxidación, pero esto no afecta al sabor. Se puede cubrir con una fina capa de aceite para evitarla o bien congelar la mitad para usar en otro momento.

9 ideas para empezar

A continuación tienes 9 ideas sobre cómo introducirte en un estilo de vida “consciente” empezando por la cocina:

Di no al plástico que no se recicla: En las botellas y recipientes, busca el número que lleva debajo. Si es un 7, es mejor que evites comprarlo porque contiene elementos que pueden favorecer el cáncer al ingerirlos.

Llena tu dieta de color con frutas y verduras: Las frutas y verduras aportan nutrientes insustituibles. Las necesitamos para que nuestros hábitos alimentarios sean saludables. Comienza por las que te gustan y “estudia” qué te aportan las otras. Cuando veas los beneficios tendrás más motivos para incorporarlas a tu cocina.

Que tus hijos tomen la alimentación como un divertido juego: Sácale partido a los alimentos de temporada y propón la fruta como algo divertido. ¿Has probado a visitar un huerto con los más pequeños? ¿Y a comenzar un pequeño huerto ecológico en casa? Nada más apetitoso que hacer una mermelada de la cosecha propia.

Prepara zumos con receta… y con tu creatividad: A partir de la receta del libro, usa variaciones al gusto. Comparte recetas y experiencias con amigas. Así, perder peso o mantenerse en forma no resulta tan cuesta arriba.

Escucha a la Naturaleza: En la exhortación “Laudato Si'”, el Papa Francisco anima a ser respetuoso y amar la Naturaleza. La cocina es un buen territorio para hacerlo. No desperdicies alimentos. Valora los que no son perfectos o han sufrido algún deterioro.

Una manzana al día…: El dicho inglés nos lo recuerda: una manzana al día, te salva de ir al médico. De paso, puedes probar qué ocurre en tu organismo si un día, en una comida, tomas un solo tipo de alimento. Sabrás la energía que te proporciona y si te sienta bien.

Fuera la comida basura: Definitivamente: Reduce o elimina la cafeína, las bebidas carbonatadas, el alcohol, las frituras, el azúcar refinado, los granos refinados, la comida enlatada, la carne y sus derivados, y la soja no ecológica.

Saca partido a los alimentos de tu zona: Averigua cuáles son los cultivos más próximos e inclúyelos en tu alimentación.

Nunca el estrés sienta bien: Dedica un tiempo de tranquilidad a la comida. Mastica mucho cada alimento y haz que cada comida sea un acto familiar o social. Comer estresado hace que no podamos digerir bien los alimentos: busca tu tiempo de calma y aparca el móvil.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.