¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa conmovido por una familia: ¡El mundo no es solo para los fuertes!

Comparte

El testimonio de unos esposos que acogieron una niña con Síndrome Down, en el centro del discurso del Papa en la Vigilia de los jóvenes

En el marco de la celebración de la 34° Jornada Mundial de la Juventud, Panamá 2019, el papa Francisco se conmovió por el testimonio de una familia panameña: “Frente a la vida de vuestra hija frágil, indefensa y necesitada la respuesta fue un “sí” y ahí tenemos a Inés (la hija de la pareja con Síndrome de Down). ¡Ustedes creyeron que el mundo no es solo para los fuertes!”. 

Lo dijo el Pontífice en la Vigilia con los jóvenes en el Campo de Campo San Juan Pablo II – Metro Park, este sábado 27 de enero de 2019, luego de escuchar el testimonio de la familia de Erika y Rogelio Bucktron. 

“Nos sentimos bendecidos por Dios a través de nuestra familia y de nuestros 22 años de matrimonio. Tuve 5 embarazos de los cuales uno resultó ser anembriónico. A mis 42 años no lo esperaba, pero Dios tenía otros planes para mi familia. Fue un embarazo de alto riesgo. A las 17 semanas el médico confirmó el Síndrome de Down”, contó Erika. 

“Durante todo el embarazo nos abandonamos en las manos de Dios y pedimos se cumpliera su voluntad…Cuando nació nuestra hija decidimos amarla con todo nuestro corazón, sin hacer ninguna diferencia con nuestros otros hijos, los cuales también la acogieron con mucho amor”. 

“Le damos gracias a Dios por el nacimiento de Inés, nombre que elegimos en honor a Santa Inés, esa niña que a su corta edad fue mártir por amor a Cristo y es patrona de las jóvenes, las prometidas en matrimonio y además es signo de pureza”. 

El Pontífice ante el testimonio de la familia de Erika y Rogelio, sostuvo que “muchos jóvenes a ejemplo de María arriesgan y apuestan guiados por una promesa”. 

Y agradeció a “Erika y Rogelio” que “compartieron sus temores, dificultades y todo el riesgo vivido ante el nacimiento de su hija Inés”. 

“Pero lo sorprendente fue cuando agregaron: «al nacer nuestra hija decidimos amarla con todo nuestro corazón». Ante su llegada, frente a todos los anuncios y dificultades que aparecían, tomaron una decisión y dijeron como María «hágase», decidieron amarla”. 

En este contexto, explicó que decir “sí” al Señor, “es animarse a abrazar la vida como viene con toda su fragilidad y pequeñez y hasta muchas veces con todas sus contradicciones e insignificancias con el mismo amor con el que nos hablaron Erika y Rogelio”.

“Es abrazar – continuó – nuestra patria, nuestras familias, nuestros amigos tal como son, también con sus fragilidades y pequeñeces. Abrazar la vida se manifiesta también cuando damos la bienvenida a todo lo que no es perfecto, puro o destilado, pero no por eso menos digno de amor”.

Cuestión: ¿Acaso alguien por ser discapacitado o frágil no es digno de amor?, ¿alguien por ser extranjero, por haberse equivocado, por estar enfermo o en una prisión no es digno de amor? Así lo hizo Jesús: abrazó al leproso, al ciego y al paralítico, abrazó al fariseo y al pecador. Abrazó al ladrón en la cruz e incluso abrazó y perdonó a quienes lo estaban crucificando”. 

“¿Por qué?”, preguntó. “Porque solo lo que se ama puede ser salvado. Solo lo que se abraza puede ser transformado. El amor del Señor es más grande que todas nuestras contradicciones, fragilidades y pequeñeces, pero es precisamente a través de nuestras contradicciones, fragilidades y pequeñeces como Él quiere escribir esta historia de amor”, expresó el Papa. 

“Porque la verdadera caída, la que es capaz de arruinarnos la vida es permanecer en el piso y no dejarse ayudar”, animó. ¡Qué difícil se hace muchas veces entender el amor de Dios! Pero, ¡qué regalo es saber que tenemos un Padre que nos abraza más allá de todas nuestras imperfecciones!”. 

Se trató de la tercera fecha de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y fue una noche de vigilia, entre oración conciertos y otras actividades.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.