Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La cita del papa Francisco con la juventud centroamericana

Comparte

Aunque la Jornada Mundial de la Juventud reúne en Panamá hasta el 27 de enero a peregrinos de 156 países, los jóvenes de América Central son con diferencia los más numerosos. Además, para la gran mayoría de ellos es la primera vez en su vida que pueden ver al Soberano Pontífice en persona

“No sé si estaré en Panamá, pero puedo asegurarles una cosa: Pedro estará en Panamá”. Con estas palabras cerró el papa Francisco la última JMJ en julio de 2016 en Cracovia. Dos años y medio más tarde, ha sido fiel a su palabra. “Pedro” está en Panamá y “Pedro” sigue siendo el primer Papa latinoamericano de la historia.

Tras su llegada a Panamá el 23 de enero, el Soberano Pontífice debía ceder a ciertas obligaciones protocolarias antes de poder presentarse ante la juventud del mundo entero reunida en este pequeño país de América Central. Así pues, no fue hasta el final de la jornada del 24 de enero que el Pontífice se reunió con los peregrinos, después de haberse visto con el presidente, de pronunciar un discurso ante las autoridades del país y otro más ante los obispos de la región.

Pero la espera no ha tenido importancia para todos los jóvenes desbordantes de alegría por poder recibir a “Pedro”. Una emoción mayor, si cabe, para los jóvenes centroamericanos, que por fin tienen “su” JMJ. Porque América Central no es la América del Sur ni la del Norte. Y precisamente aquí, ninguno de los países que componen Centroamérica había sido elegido antes para celebrar este encuentro mundial. Así que cuando el deseo se hace realidad, los centroamericanos no pueden más que celebrar de todo corazón. Aunque hay 110.000 personas participando en la JMJ, no había menos de 250.000 presentes en el primer encuentro con el Papa, la ceremonia de inauguración de la JMJ. Una señal de que los panameños acudieron en masa a recibirle.

A pesar del calor canicular –por la tarde hace más de treinta grados–, los fieles se mostraron dispuestos a esperar largo rato al sucesor de Pedro. Muchos vestían polos con frases del actual Soberano Pontífice. “¡No os dejéis robar la esperanza!”, exhibe un joven que retoma uno de los leitmotiv del Papa argentino en sus discursos a los jóvenes. A medida que se acerca la hora de la llegada del Papa, la distribución de la multitud deja bien claro que el líder de la Iglesia católica interesa más que el evento que debe desarrollarse: si bien el gentío es denso a lo largo de todo el camino del papamóvil, la multitud se ve más dispersa delante del escenario.

Las pantallas gigantes retransmiten las imágenes de un vehículo oficial que circula veloz por una calle cerrada al tráfico. Su matrícula permite identificar al ocupante: SCV1, reservado al soberano del Vaticano. Al poco, el coche se detiene junto a esa máquina tan particular y reconocible por todos que es el papamóvil. El Papa monta y la multitud se abalanza hacia las barreras.

Una onda sonora precede al vehículo blanco, un clamor de alegría que saluda al Soberano Pontífice: “¡Esta es la juventud del Papa!”. Sonriente y relajado, el papa Francisco saluda a derecha y a izquierda. Algunos corren a lo largo de las calles secundarias para seguir al papamóvil. Y ya está, el Pontífice ya ha pasado. Algunos enjugan las lágrimas de alegría que corren por sus mejillas, mientras que otros miran las fotos o vídeos que han podido grabar en sus móviles. No tardarán en circular por todas las redes sociales familiares.

El observador inatento podría ver aquí una idolatría a la persona del Papa, en última instancia poco compatible con la función del vicario de Cristo. Pero no se trata de eso. ¿La prueba? El extendido grito de alegría, unánime, cuando el papa Francisco pide un aplauso para su predecesor Benedicto XVI. Si se tratara de un culto hacia este Papa latino, ¿por qué iban los centroamericanos a mostrar un fervor semejante por ese anciano alemán al que jamás han visto? La respuesta es clara, porque no se trata de idolatría, sino de devoción filial: estos creyentes han comprendido bien que el Santo Padre quizás sea llamado santo, pero es ante todo padre. Así que no es Francisco el aclamado, sino “Pedro”, el discípulo de Cristo que viene a confirmar a sus hermanos en la fe.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.