¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué hay laberintos en algunas catedrales?

Primo Barol | Anadolu Agency | AFP
Comparte

No es una moda New Age, eso está claro. Llevan dando vueltas desde el siglo IV

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Los laberintos son diseños que quizás no parezcan pertenecer ni a la arquitectura cristiana ni a la historia de las artes decorativas cristianas. Claro está, sí encontramos decoraciones laberínticas inspiradas en la yedra tanto en capiteles de columnas góticas como en manuscritos ilustrados, y también algunos jardines franceses e ingleses incluyen algunos laberintos interesantes e intrincados (aunque ciertamente no en contextos religiosos), pero no hay nada que pudiera parecerse al laberinto clásico por excelencia egipcio o griego, con o sin minotauro, como aquellos descritos por Heródoto, Plinio o en relatos mitológicos.

No obstante, como siempre, hay excepciones que confirman la regla. Algunas catedrales francesas, como las de Amiens, Chartres, Reims, San Quintín y Saint-Omer, todavía son relativamente famosas hoy día debido a sus magníficos laberintos medievales pavimentados. Es más, algunas catedrales no medievales (como la Grace Cathedral en San Francisco, California, EE.UU., que parece seguir el diseño del famoso pavimento laberíntico de la catedral de Chartres) también presentan laberintos en su suelo. El laberinto más antiguo documentado en una iglesia cristiana es el pavimento del siglo IV de la basílica de San Reparato en Argelia. Entonces, ¿cuál es el significado de los laberintos en el arte cristiano y, más concretamente, en los suelos de las catedrales?

La explicación más extendida afirma que estos laberintos se emplearon originalmente como alusión simbólica a la Ciudad Santa (Jerusalén), dando así al laberinto un significado espiritual. Supuestamente, estos laberintos servían como sustitutos de los caminos de peregrinación, es decir, se consideraban simbólicamente “caminos a Tierra Santa”. Quienes no podían ir de peregrinación a Jerusalén, podían recorrer estos laberintos, a veces incluso de rodillas, mientras rezaban algunas devociones concretas (como las estaciones de la Cruz, por ejemplo). Según parece, este tipo de peregrinación simbólica se practicaba en Chartres en el siglo XVII, aunque hay pocas pruebas que apoyen esta afirmación más allá de algunos testimonios del siglo XVIII que se referían a estos laberintos como “caminos a Jerusalén” (“chemin de Jerusalem”). Algunos investigadores argumentan que se utilizaban durante la Semana Santa para representar el descenso de Cristo a los infiernos, pero tampoco hay pruebas que sostengan esta declaración.

Se puede apuntar con más probabilidad a una explicación más sencilla y clara: el diseño en laberinto ofrecía una decoración limpia, elegante y esmerada para estos edificios, sin más segundos significados.

Echa un ojo a la galería fotográfica a continuación para admirar algunos de estos preciosos diseños decorativos en algunas de las mayores catedrales medievales de Europa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.