Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los cristianos, perseguidos, violentados, encarcelados por su fe en todo el mundo

PERSECUTED
Comparte

Nueva lista de persecución en el mundo

En la nueva Lista Mundial de la Persecución (LMP) 2019, 73 países del mundo alcanzan niveles de persecución “altos”, “muy altos” o “extremos”. La organización que la produce es Puertas Abiertas (Open Doors) que trabaja en los países más represivos del planeta para apoyar a los cristianos perseguidos.

Puertas Abiertas, además del informe anual, trabaja con los cristianos perseguidos “para que sepan que no se les olvida”. Además genera proyectos eficaces, adaptados a las circunstancias de los cristianos perseguidos en sesenta país en los que interviene. El organismo lleva, también, sesenta años de existencia y posee 25 oficinas distribuidas en todo el mundo.

Uno de cada nueve es perseguido

La LMP 2019 ratifica un año más que la persecución a cristianos a escala global no es un acontecimiento aislado, sino que vive una tendencia al alza que no parece tener límites.

La cifra de cristianos perseguidos a un nivel “alto, “muy alto” o “extremo”, según la estimación actualizada, es ya de cerca de 245 millones en todo el mundo solo para la suma de los países que conforman los primeros cincuenta puestos de la lista.

“Esto significa que, mínimo, un cristiano de cada nueve en el mundo sufre persecución a un nivel alto, muy alto o extremo. Esa realidad se agudiza en el continente asiático, donde uno de cada tres cristianos sufre persecución en uno de los tres niveles estipulados por Puertas Abiertas, mientras que en África se trata de uno de cada seis.

De los 150 países considerados y analizados, para la LMP 2019, 73 países han entrado en la categoría de persecución “alta”, “muy alta” o “extrema”, de los cuales 23 no aparecen en la lista de los primeros cincuenta.

El año pasado, solo ocho países con nivel de persecución “alta” no aparecieron en la LMP 2018. De los 73 países, 33 han sido calificados con nivel “alto” de persecución (más de 41 puntos sobre 100), 29 con nivel “muy alto” (más de 61 puntos) y 11 con nivel “extremo”.

“Tenemos evidencias estadísticas que respaldan nuestra experiencia acerca de que la persecución está creciendo tanto en intensidad como en el número de países y cristianos a los que afecta”, ha dicho Wybo Nicolai, fundador de la Lista Mundial de la Persecución hace ya 26 años y ahora director de operaciones externas de Puertas Abiertas Internacional.

“La Lista no rompe la tendencia de años anteriores, sino que es incluso peor que el año pasado”, añade Nicolai al presentar el documento para 2019.

Corea del Norte es desde 2002 el número uno de la LMP 2019, y le siguen Afganistán y Somalia quienes ocupan, en este orden, los tres primeros puestos de la lista que ya ocupaban en la LMP 218. Los dos primeros países tienen la misma puntuación (94 sobre 100) y se diferencian por pocas décimas, mientras que Somalia sigue con 91 puntos sobre un máximo de 100.

Nigeria, el país más mortífero

Respecto al número de cristianos asesinados, Nigeria vuelve a ser el escenario de mayores crímenes mortales contra aquellos que profesan seguir la fe cristiana: 3.731 personas, como mínimo, han sido asesinadas por razón de su fe cristiana en suelo nigeriano, casi el doble que la cifra de 2.000 registrada el año pasado.

La violencia en Nigeria también ha dejado aldeas cristianas totalmente despobladas donde los creyentes han tenido que huir por la llegada de sus atacantes, quienes se mueven por la región con total impunidad.

Nigeria recoge 87 por ciento de las 4.305 muertes registradas por Puertas Abiertas a causa de la fe cristiana de las víctimas. Esto supone un aumento de 29 por ciento respecto al mínimo de 3.066 muertes de la LMP 2018.

También se ha observado un alarmante aumento en el número de iglesias atacadas, de 783 en 2017 a 1.847 en 2018. Este apartado de violencia también lo lidera Nigeria, con 569 iglesias atacadas, seguido de China (171) y Myanmar (100).

Por su parte, el número de cristianos detenidos, procesados y encarcelados por causas directamente relacionadas con su fe es otro de los datos alarmantes en la LMP 2019: 3.150 contra los 1.905 casos registrados en la LMP 2018. En este caso, es China la que lidera la tabla con la vergonzosa cifra de 1.131, como mínimo.

Dejando de lado el nivel de violencia visible anticristiana, cabe destacar que la opresión sufrida en los cinco ámbitos considerados para el estudio (privado, familiar, social, nacional y eclesial) ha aumentado de una puntuación media de 52,9 en 2014 a 61,4 en 2019 para los primeros cincuenta países de la clasificación.

Cristianos, no

De la lista roja de once países con nivel de persecución “extrema”, solo Irak se queda fuera respecto a los resultados del pasado año gracias a la derrota definitiva del autoproclamado Estado Islámico y el receso del conflicto armado.

Por su parte, India sube una posición más y ya se sitúa en décimo lugar en una escalada de posiciones en la LMP que no se ha detenido desde 2011.

Gobiernos nacionalistas como la India o Myanmar continúan negando la libertad religiosa a una minoría cristiana que ya no es tan pequeña, enviando un mensaje claro de que para ser indio se debe ser hindú y para ser birmano se debe ser budista.

Por su parte, nuevas legislaciones en China y Vietnam muestran que ambos países están aumentando el control sobre toda forma de expresión religiosa. En China, la situación de libertad religiosa es la peor de la última década y empieza a recordar a la época de la Revolución Cultural de Mao.

La persecución extrema también se da a manos de los extremistas islámicos en países como Egipto, en cuya península del Sinaí opera todavía una red del autoproclamado Estado Islámico, así como en Libia, Somalia y regiones del Sahel africano y del África subsahariana.

En el Sureste Asiático, el triple atentado a iglesias de la ciudad de Surabaya en Indonesia ha sido uno de los actos terroristas contra cristianos más destacados en 2018.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.