¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué se suele percibir a los musulmanes como un bloque indiferenciado?

CHINA,ISLAM
Fuat Kabakci | Anadolu Agency | AFP
Comparte

Conoce el vínculo universal entre creyentes musulmanes: ‘Aṣabīya

Sí. De hecho, es una de las causas por las que desde fuera solemos percibir a los musulmanes como un bloque indiferenciado. También por lo que resulta difícil identificar quién o quienes son sus responsables religiosos. Y uno de los motivos por los que muchos occidentales conversos han considerado el modelo islámico una verdadera “revolución personal”.

Una de las explicaciones de esta aparente uniformidad se encuentra en lo que el historiador y filósofo Ibn Jaldun definió como “la fuerza motriz” de la historia: ‘aṣabīya.

Definida frecuentemente como “solidaridad” o “caridad”, se trata de un elemento muy importante a la hora de acercarse al mundo islámico. No sólo desde el punto de vista religioso, sino para entender el funcionamiento político de sus sociedades.

Antes del nacimiento del Islam, la solidaridad estaba determinada por un principio natural: los lazos de sangre, el parentesco.

De hecho, entre los significados de esta palabra encontramos: descendencia, raza (‘aṣab) pero también el de asociación o grupo de hombres unidos para conseguir un fin (‘uṣba).

De este modo, en la Arabia preislámica, los lazos de ayuda venían determinados por la pertenencia a un grupo familiar más o menos extenso e influyente.

Una de las claves que facilitaron la rápida expansión del Islam fue que cambió radicalmente el modo de entender las relaciones entre individuos y grupos.

Su Mensaje insistía en sustituir el lazo de sangre por los vínculos de la fe. Esto dibujaba un mapa social totalmente distinto al existente. Más allá de las jerarquías, los territorios y las culturas, se afirmaba la radical igualdad entre creyentes.

Esto abrió un horizonte esperanzador a aquellos que se sentían en los márgenes de la sociedad. Y de un modo muy especial a los nuevos conversos.

Ha habido muchas voces que hablan de la ‘aṣabīya como un término más propio de las sociedades árabes que del Islam como realidad universal.

Uno de los motivos es cómo evolucionó el modelo de gobierno tras la desaparición de Muhammad. Un imperio en expansión, donde las jerarquías dinásticas competían interna y externamente por el ejercicio del poder. La política parecía imponerse a la teología.

Pese a todo, el concepto de solidaridad y caridad es uno de los elementos más sólidos que sostienen a la comunidad musulmana (umma).

A nivel doctrinal, significa un compromiso individual y consciente del musulmán para con la comunidad. Gracias a él, las comunidades musulmanas generan espacios de ayuda mutua.

A nivel sociopolítico, la ‘aṣabīya ha sido reivindicada por los movimientos contemporáneos que abogan por la especificidad de lo árabe. Especialmente porque refuerza una identidad común por encima de diferencias que imponen las fronteras nacionales.

Paradójicamente, el punto y final a la ‘aṣabīya podemos encontrarlo en los movimientos extremistas. Un islamismo radical que se erige en representante del “más puro” Islam. Un brazo armado que más que defenderlo, no ha hecho más que masacrar impunemente a sus pueblos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.