consejos para dormir mejor , pérdida de sueño , estado animico , buen sueño , relajarse , sueño profundo , ansiedad , ir a la cama , horas de sueño , buenas noches , vigilia , insomnio , dormir, sueño El que tiene fe duerme mejor

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El que tiene fe duerme mejor

DREAMS
Comparte

Así lo demuestra el estudio “La calidad del sueño y el papel de amortiguación del estrés de la participación religiosa: un análisis de moderación mediada

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La mayor parte de nuestros insomnios son por darle vueltas a las cosas: los negocios, los hijos, las deudas, los exámenes, el dinero, la salud, las amistades. Algo en nuestro interior, mientras damos vueltas en la cama, nos pide calma. Y la calma no llega. Hasta que nos acordamos de Dios.

Un estudio publicado recientemente en el Journal for the Scientific Study of Religion (JSSR) demuestra lo anterior, es decir que una fe fuerte podría ser la clave para una buena noche de sueño. O para una buena vida con descanso nocturno reparador.

MAN SLEEPING
Shutterstock

Más rápido, más profundo, mejor

Los investigadores descubrieron que “aquellos que creen en la salvación y sienten que tienen una relación inquebrantable con Dios”, tienden a dormir más tiempo (las necesarias 7 u 8 horas de sueño profundo, se duermen más rápido, alcanzan un buen sueño, se relajan y se sienten más descansados por la mañana gracias a la horas de sueño disfrutadas.

El estudio, que lleva por nombre “La calidad del sueño y el papel de amortiguación del estrés de la participación religiosa: un análisis de moderación mediada”, fue realizado por la Escuela de Sociología de la Universidad de Arizona (Estados Unidos) y publicado por el JSSR.

Terrence D. Hill, profesor asociado de la Escuela de Sociología de la Universidad de Arizona y coautor del estudio dijo que, en realidad, los hallazgos de esta investigación multidisciplinaria, “no le sorprendieron” .

Hill subrayó que “si crees que un poder superior está ahí fuera cuidándote, entonces lo que estás pasando ahora es temporal. Estas experiencias mundanas son temporales”. Según este investigador, las creencias religiosas firmes ayudan a sentir menos estrés y ansiedad al dar un sentido de esperanza a la vida, al reducir la tristeza y al tener un mejor estado anímico. Todo ello ayuda pues a dormir mejor y a tener buenas noches.

SLEEP
Stcok-Asso - Shutterstock

Arma letal en contra del estrés

El autor principal del estudio es Christopher G. Ellison, profesor de sociología en la Universidad de Texas en San Antonio. Su investigación, explicó Hill, “también muestra que la religión puede promover indirectamente el sueño al protegerse contra otros factores de riesgo, en este caso, el estrés”.

Según la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos, las personas tienden a estar demasiado estresadas a la hora de ir a la cama. Les cuesta dormir cuando no pueden dejar de pensar en sus preocupaciones y frustraciones. La falta de relajación hace que experimenten tensión muscular. El sosiego no llega, aumenta la frecuencia cardíaca, lo que también agrava tensión física y la fatiga.

La religión puede ayudar con estas tensiones al reunir a personas que comparten creencias comunes de manera regular, lo que genera solidaridad y un sentido de propósito compartido. Los miembros de la Iglesia también tienden a prestarse asistencia mutua y promover prácticas de afrontamiento positivas, según el nuevo estudio. En definitiva, la ayuda recibida y la actitud positiva con la que afrontan y comparten la vida quienes tienen fe es reconfortante y evita desvelos

“Por todas estas razones, es plausible que los feligreses regulares experimenten menos agitación a raíz de los eventos negativos de la vida y, en última instancia, una mejor calidad de sueño”, dice el informe.

Comunidad, solidaridad, oración

El estudio también encontró, sin embargo, que uno no necesariamente necesita una comunidad religiosa para reducir el estrés. Una práctica religiosa no organizativa, como la lectura frecuente de las Escrituras, la oración y la meditación, también puede reducir el estrés y facilitar un sueño sano y reparador, siempre que el individuo se sienta seguro en el apego a Dios y el lugar de la persona en la vida eterna.

“Los creyentes pueden ser incapaces de comprender por qué les ha sobrevenido una desgracia, pero, sin embargo, pueden dormir mejor por la noche sabiendo que el universo está bajo la vigilancia de una deidad que, al final del día, sigue muy preocupado por el bienestar del mundo y sus habitantes”, concluye el estudio.

Si eres de los que disfrutan del tesoro de la fe, no te olvides de tu ángel de la guarda antes de ir a dormir pues él también contribuirá a que tengas unos dulces sueños.

Con información del Servicio Religioso de Noticias (RNS)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.