¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Fontana di Trevi: Roma quiso quitarle las monedas a los pobres

FOUNTAIN TREVI
Comparte

La alcaldesa dijo que fue un “malentendido” y que las monedas seguirán destinadas a Cáritas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, del Movimiento 5 estrellas populista y anticlerical, ha montado un lío monumental. A finales de año dijo que las monedas que los turistas depositan en la monumental Fontana di Trevi, en lugar de destinarlas a Cáritas se destinarían al mantenimiento del patrimonio de la ciudad –que es muchísimo—y a otras actividades asistenciales no o todas gestionadas por la Iglesia.

En otras palabras, la gente, los romanos, indignados, entendieron que la alcaldesa destinaría a entidades no católicas la calderilla depositada en esa fuente de tanta raigambre, y Cáritas debería recortar su presupuesto en Roma restando las monedas de Trevi. Estas monedas representan el 15 por 100 del presupuesto de Cáritas. La recogida de en 2017 alcanzó la cifra de 1.500.000 euros. Quien decretó el destino de las monedas de la Fontana di Trevi a Cáritas fue el alcalde excomunista, Walter Veltroni, el año 2001, hace ahora 18 años.

Así, el diario católico “Avvenire” lanzó un artículo demoledor: “Roban a Cáritas las monedas de los pobres”. La polémica estaba servida. La alcaldesa del Movimiento 5 estrellas se quedó atrapada en sus propias decisiones: no es la alcaldesa de los pobres y necesitados, decían. Roma tiene muchos pobres que tradicionalmente, desde hace más de mil años, han sido asistidos por la Iglesia, cuando los peregrinos llegaban, no pocas veces, a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo sin nada que ponerse a la boca y harapientos.

La opinión pública romana ha reaccionado inmediatamente contra la medida de la alcaldía, hasta tal punto –cosa muy poco usual—que la alcaldesa Virgina Reggi se dirigió al diario “L’Osservatore Romano para dar marcha atrás diciendo que era un malentendido. No sé por qué causa, los periodistas muchas veces “no entendemos” lo que dicen los políticos. La decisión del Ayuntamiento era clara: a partir del 1 de abril, Cáritas dejaba e recibir el dinero de la Fontana di Trevi.

Virginia Reggi ha dicho al diario del Vaticano: “Caritas y los millares de personas asistidas por sus operadores, pueden estar tranquilos. Yo garantizo, en primera persona, que no disminuirá la contribución de esta administración (a Cáritas). Por lo que se refiere a las monedas (de la Fontana di Trevi y todas las demás fuentes de Roma) confirmo que continuarán a disposición de las actividades caritativas del organismo diocesano. Nadie ha pensado privar a Cáritas de estos fondos” procedentes de las monedas. Los turistas han de saber que las monedas que echan van a los pobres.

Claro que Virginia Reggi se habrá dado cuenta que Cáritas pertenece a la Diócesis de Roma, cuyo obispo es el mismo papa Francisco.

El significado de las monedas en la Fontana di Trevi y en alguna otra fuente romana, es una antigua leyenda de Roma, según la cual quien tira una moneda en la fuente, de espaldas a la misma, seguro que volverá a Roma y encontrará el amor. Hay películas muy conocidas que han consagrado esta costumbre como “Creemos en el Amor” (1954) -que popularizó la canción Three coins in the fountain (Tres monedas en la fuente, que era el título de la película en inglés), cantada por Frank Sinatra y otros famosos americanos—y Vacaciones en Roma (1953), con Gregory Peck y Audrey Hepburn.

Asimismo, la tradición fue recordada por la antigua canción romana de Renato Rascel, “Arrivederci Roma”, en la que dice que “hay una leyenda romana, unida a esta fuente, por la que si echas una pequeña moneda el destino te hará regresar”.  La fuente tiene su origen en el siglo XVII, en que el papa Urbano VIII se la encargó a Bernini, pero quien la construyó fue Nicola Salvi ya en el siglo XVIII. La fuente nace del encuentro de dos corrientes de agua de Roma.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.