Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconEspiritualidad
line break icon

Por qué nos falta eficacia y resistencia cuando hay dificultades

FATHER

4 PM Production - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 14/01/19

Todo viene del momento en que dejamos de ser niños

Me gusta ver la inocencia reflejada en los ojos, en la sonrisa. La inocencia de una mirada. De unas palabras dichas con pureza de intención.

Se debería presumir siempre la inocencia de las personas. Quisiera aprender a mirar a una persona y pensar bien de ella.

No quiero interpretar sus actos, juzgar sus palabras, leer debajo de sus silencios. No quiero imaginarme comportamientos pasados, pensar en sus movimientos e interpretarlos, querer desentrañar sus verdades ocultas.

Soy inocente mientras no se demuestre lo contrario. ¿Por qué a veces presumo la culpabilidad en los otros? Me da miedo mirar con el corazón sucio. Deseo esa inocencia que tantas veces pierdo.

Me fascina la mirada inocente del niño, sorprendido ante la vida. No piensa mal. No interpreta. No condena. No juzga.

Me gustaría ver algo sin juzgarlo. Observar la vida sin sacar conclusiones. Simplemente observar lo que sucede ante mis ojos sin querer saber el porqué de todo lo que veo.

Me gustaría ver a todos como presuntos inocentes. Esa mirada buena y pura es la que quiero para mí como fruto de una Navidad más que ha pasado por mi alma.

Quiero llevarme algo de los pastores, de los reyes, del Niño que nace entre mis manos. Algo de esos ojos que no esperan nada, no reclaman, no exigen. Que se me pegue un poco del corazón que se alegra ante la vida sin pedirle nada imposible.

Dios no hace distinciones. Es cierto. No ha prejuzgado mi vida. No me ha encasillado en un lugar. Simplemente me mira conmovido al ver mi verdad, mi originalidad. No distingue. No separa. No encasilla limitando.

Dios me mira como soy y para Él valgo mucho. Más de lo que nunca había pensado. Quiero pensar en la mirada de Dios sobre mí. Me gustaría mirar así a los demás. Me gustaría ser más niño.

Decía el padre José Kentenich: Sólo quien sea un niño sencillo podrá edificar un mundo nuevo[1]. Niño para cambiar la realidad con mi forma de enfrentar la vida.

Un corazón puro que no piensa mal ni habla mal de los demás. No juzga ni condena. Un niño que se asombra ante las cosas. Se sorprende y se entusiasma. Un corazón de niño capaz de alegrarse con los pequeños regalos de la vida. Sin pedir más, sin exigir más.

Me gustaría aprender a confiar y a ser más valiente. Más audaz, más generoso. Decía el Padre Kentenich: “¿Dónde reside la causa de la falta de generosidad? En la escasez de un hondo sentir de niño. ¿Por qué nos falta eficacia, iniciativa y resistencia cuando nos cercan las dificultades? Porque nos falta efectivamente un sentir de niño que sea genuino, verdadero, sencillo y profundo.Una genuina y marcada actitud de niño ante Dios[2].

Me falta el sentir de niño. No confío. Desconfío. No miro con inocencia. Me confundo. Y mis juicios y prejuicios me vuelven egoísta y excesivamente cuidadoso en mi entrega. No me arriesgo. Guardo por miedo a perder. Desconfío del futuro incierto.

Y no creo en el poder ilimitado de un padre que me ama con locura. No creo en lo imposible. No creo en lo eterno.

Vivo atado a la vida y apegado a los bienes. Pero no me llenan, no calman mi sed más profunda. Rodeado de cosas que creía iban a llenar mi corazón. Pero permanezco infeliz e insatisfecho. Quisiera tener un corazón de niño.

Vuelve a mi memoria la poesía oración de Unamuno: “Agranda la puerta, Padre, que ya no puedo pasar, la hiciste para los niños, he crecido a mi pesar. Y si no agrandas la puerta, achícame por piedad, llévame a la edad aquella, en que vivir es soñar”.

Es lo que deseo. Entrar por la puerta pequeña del portal de Belén. Adentrarme en el corazón de Dios con pies de niño. Hacerme pequeño sin querer destacar, sin pretender ser visto.

Me duele la invisibilidad. Se me olvida que lo importante es que Dios me vea. Con eso basta. Me hago pequeño. Disminuyo en mis pretensiones humanas. No pretendo el reconocimiento ni agradar siempre a todos.

Como un niño. Que en mi pureza soy el que soy sin importarme con quién me encuentre. Dejo de lado las máscaras y los sueños de grandeza.

Me hago pequeño para que Jesús crezca en mí. El Niño Dios toma las riendas de mi vida y me ayuda a confiar. Cierro los ojos. Me abandono. Sólo Dios conduce mis pasos. ¿Me lo creo? Me cuesta tantas veces ver su mano salvadora cuando caigo en el abismo de mis miedos…

Miro al niño escondido dentro de mi alma. Lo dejo salir, reír, gritar. Quiero aprender a confiar. Sonrío en medio de la tormenta. Voy seguro. Dios me lleva en la palma de su mano.

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios, 328

[2] J. Kentenich, Niños ante Dios, 328

Tags:
castidadfeinfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.