¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El reto de papa Francisco en 2019: diálogo con los musulmanes 

© Riccardo De Luca / Anadolu Agency / AFP
Comparte

La agenda de la diplomacia multilateral del pontífice en favor de las minorías cristianas en Oriente Medio; el puente extendido debajo de las aguas revueltas del nacionalismo, el populismo, el terrorismo y el fundamentalismo 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa Francisco se propone gastar parte de su agenda internacional de 2019, de su diplomacia multilateral, en el diálogo con el Islam. Así, visitará dos países de mayoría musulmana: Emiratos Árabes Unidos (del 3 al 5 de febrero) y Marruecos (del 30 y 31 de marzo). 

Hazme canal de Tu paz”, es el lema del viaje a los Emiratos Árabes Unidos. El papa Francisco será el primer pontífice que visitará ese país. El terreno es fértil: El año 2019 ha sido declarado por las autoridades de los Emiratos “Año de la Tolerancia” con el objetivo de promover una cultura lejana de todo fundamentalismo.

En cambio, en marzo, realizará la visita a Marruecos, 33 años después de la histórica visita de San Juan Pablo II (1985), quien protagonizó un hecho histórico en el diálogo entre el cristianismo y el islam cuando se reunió con 80.000 jóvenes musulmanes en el estadio de Casablanca. No es casualidad que Francisco haya elegido como lema: “Servidor de esperanza“.

Muchos han sido los detalles de papa Francisco con el Islam y en este año 2019 se incrementarán los gestos:

 

La nueva iniciativa de Francisco podría dar testimonio a todo el Occidente, ante el crecimiento de nacionalismos y populismos que alimentan el miedo, las sospechas y la desilusión en los ciudadanos.

Además de ser una alternativa al discurso anti político que denigra la diversidad de los pueblos, las culturas y las religiones; jugando en contra de los fundamentalistas, el terrorismo y descalificando con gestos pacificadores los frutos podridos de los profetas del odio que buscan contraponer a cristianos y musulmanes.  

La geopolítica del Papa arrolla la teoría del choque de civilizaciones, que tanto Benedicto XVI, como Juan Pablo II han desestimado con iniciativas volcadas al diálogo interreligioso y la paz. Papa Wojtyla aseguraba: Cristianos y musulmanes generalmente nos hemos entendido mal, y a veces, en el pasado, nos hemos opuesto e incluso perdido en polémicas y guerras. Debemos respetarnos“, también porque “creemos en el mismo Dios” y porque “Abraham es para nosotros el mismo modelo de fe“.

Francisco admitió el duro desafió de su misión, durante esta semana, en el saludo a los embajadores de los 183 países que tienen relaciones con la Santa Sede. Esto en el contexto del largo conflicto que envuelve en estos años, en general, a todo el Oriente Medio, especialmente la martirizada Siria e Iraq, donde hay una hemorragia de cristianos perseguidos debido a las amenazas del ISIS (el autodenominado Estado Islámico).

Entretanto, considera que existe un “intento de crear enemistad entre musulmanes y cristianos” en medio a una región escenario “de choque de múltiples intereses opuestos”. Además de los de “carácter preeminentemente político y militar”.

 

El obispo de Roma, por su palabras, parece consciente de la complejidad del diálogo interreligioso con el Islam, pero conserva una luz de esperanza observando algunos laboratorios de sana convivencia: Aunque “en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes», en diferentes partes de Oriente Medio han podido vivir en paz durante mucho tiempo”. 

Con esta intensión manifiesta, el Papa viajará a dos países de mayoría musulmana, Marruecos y a los Emiratos Árabes Unidos: “Serán dos importantes ocasiones para acrecentar aún más el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo entre los fieles de ambas religiones, en el octavo centenario del histórico encuentro entre san Francisco de Asís y el sultán al- Malik al-Kāmil”. 

Francisco no siendo un político, a pesar de ser el líder de un pequeño Estado teocrático, dará igualmente mayor realce a las relaciones diplomáticas que marcan un puente extendido con el mundo musulmán y el Islam, una de las principales religiones monoteístas del planeta. De esta manera, se presenta como testimonio concreto para otras naciones occidentales que quieran inspirarse en la llamada ‘cultura del encuentro’ y la globalización, pero no de la indiferencia. 

Cercanía con los cristianos que viven en países musulmanes

Otro objetivo importante declarado por Francisco es relanzar un mensaje de cercanía y reconfortar a los cristianos que viven en países de mayoría musulmán, los primeros afectados por la inestabilidad en la que desde hace años está inmerso el Oriente Medio. Cristianos “que viven en esas tierras desde el tiempo de los apóstoles y que han ayudado a edificarlas y forjarlas a lo largo de los siglos”, dijo. 

De hecho, sigue la línea del Benedicto XVI quien remarcó que no puede haber un Oriente Medio sin cristianos y a través de varias instituciones como Ayuda a la Iglesia que Sufre se intenta a repoblar la Llanura de Nínive en Iraq, a pesar del terror rememorado en el cuarto aniversario  (agosto 2018) de la invasión del Estado Islámico (ISIS) a Karamlesh, Bartella y Qaraqosh. 

En este sentido, Francisco espera que no se pierda esa riqueza y las raíces ancestrales de los cristianos en estas tierras. “Es muy importante que los cristianos tengan un lugar en el futuro de la región y, por lo tanto, aliento a los que han buscado refugio en otras partes a hacer lo posible para regresar a sus casas y mantener y fortalecer los lazos con sus comunidades de origen”. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.