Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo saber si mi hijo tiene mutismo selectivo

MOM,DAUGHTER,LESSON
Shutterstock
Comparte

Si tu hijo suele hablar en casa, pero no en la escuela o con sus compañeros de clase, tal vez tenga mutismo selectivo

El mutismo selectivo se presenta en niños que tienen entre 5 y 8 años de edad. Se caracteriza por la incapacidad que presenta el niño para hablar en determinadas situaciones sociales específicas, es así, que el niño habla normalmente en la casa, pero no en la escuela o con sus compañeros de clase. Esta alteración tiende a durar al menos un mes y no es fácil de detectar en forma temprana. 

El mutismo selectivo es un trastorno poco común que suele darse con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Según las investigaciones actuales, el 90% de estos niños padecen una especie de fobia social con diversos de los síntomas que presento a continuación: 

– Selectivo. El niño se comunica con normalidad en determinados ámbitos sociales, como por ejemplo la casa. Sin embargo, en otras situaciones sociales, como por ejemplo, la escuela, el niño no emite ninguna palabra. Cuando se encuentra frente a sus compañeros, juega sin problemas, pero sin emitir ningún tipo de palabra.

– Duración. Esta alteración dura al menos un mes y no se limita al inicio de la etapa escolar, cuando la mayoría de los niños se muestran tímidos. El mutismo selectivo puede durar algunos meses o incluso permanecer por algunos años. En este último caso, los síntomas de ansiedad suelen evolucionar hasta convertirse en crónicos.

– Características personales. El niño que padece mutismo selectivo, suele ser demasiado tímido, controlador o negativo en la casa y mostrando enojo por cualquier motivo. También estos niños, suelen tener dificultades para separase de la madre, suelen aislarse socialmente y presentan cierto grado de rechazo social.

– Métodos alternativos de comunicación. En varios casos, el niño cuando se encuentra en situaciones sociales que le generan un alto nivel de ansiedad, suele comunicarse a través de gestos o escribiendo en un papel para poder hacerse entender por los demás. Sin embargo, en otras ocasiones, simplemente se limita a afirmar o negar.

– Vida cotidiana. El mutismo selectivo afecta la vida cotidiana del niño ya que el niño presenta importantes limitaciones sociales e interpersonales. En muchas ocasiones, esta alteración se ve reflejada en un rendimiento escolar por debajo del adecuado. Por ello, resulta importante el tratamiento temprano para evitar que esta situación se agrave con el tiempo.

El mejor remedio es siempre el afecto y la cercanía al hijo que detectamos con esta dificultad, pues este trastorno no se debe a un trastorno generalizado del desarrollo o a un trastorno psicótico, sino más bien a aspectos afectivos y conductuales relacionados con el contexto familiar.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.