Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconA Fondo
line break icon

Por qué comerciar era considerado antiguamente peor que la guerra

SHOPPING

By Russ Beinder | Shutterstock

César Nebot - publicado el 02/01/19

La libertad frente a los vendedores del templo

En el mundo antiguo, las personas libres comparecían en el ágora para tratar temas comunes y resolver los problemas de la convivencia en la polis. Así pues, el ágora se constituía como el espacio adecuado para tratar de Política.

La libertad era la garantía de que los comparecientes trataban la política de forma independiente y autónoma, sin más ataduras que la búsqueda del bien común.

Por otra parte, se consideraba que en la política, las artes, la cultura, la filosofía e incluso en la guerra comparecía lo humano.

En cambio, el comercio y el negocio eran tareas relegadas a los esclavos, aquellos que no eran libres, ni independientes, ni autónomos; a los que se les negaba el ocio, de ahí el término negocio. Mercadear era considerado deshumanizante y peor que la guerra.

Aunque política y mercado confluían en el ágora, la diferencia era nítida. Nadie con ataduras podía tomar parte en las cuestiones políticas, de igual forma que la libertad de pensamiento era peaje necesario para dedicarse a la cultura y la filosofía.

El mercader tenía vetadas estas actividades. Más allá de cierto elitismo, esto propiciaba que ni la política, ni la cultura, ni la filosofía se convirtieran en moneda de cambio para otros intereses.

La evolución histórica de este efecto dio lugar a que en las ciudades cada actividad tuviera su propio espacio. Los mercaderes, el mercado; los actores, el teatro; los filósofos, la academia; y los políticos, los espacios institucionales.

Pero hace siglos, el mercader perdió esa mala imagen. Actualmente, los hombres de negocios se les considera exitosos, incomprensible para alguien del mundo antiguo.

De esa forma los exitosos mercaderes se hicieron transversales poblando la cultura, el pensamiento y, en especial, la política.

Y esto entraña un riesgo: si los mercaderes se dedican a la política, ésta no será ni independiente, ni libre, ni autónoma para perseguir el bien común.

En la política actual, con sus mentiras y sus traiciones, se pretende habitual que las ideas y las políticas se rindan al comercio, comprando lealtades y vendiendo principios.

A pesar de ello, existe un vestigio profundo en nuestras conciencias que grita para echar a los mercaderes del templo y confinarlos a su lugar natural, el mercado.

Ese resto arqueológico del mundo antiguo que reside en una profunda cavidad de nuestro interior se rebela cada vez que nuestra libertad se usa como en moneda de cambio.

Y lo hace no sólo por la defensa de los principios, sino porque, en el fondo, somos conscientes de que este tipo de política nos hace menos humanos, nos hace menos libres.

Cuando Jesús echó a los mercaderes del templo, no sólo reclamó respeto ante el espacio sagrado del templo, sino que, también y sobre todo, reclamaba y sigue reclamando proteger ese espacio sagrado personal que es nuestra libertad como hijos de Dios.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.