Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Quiero paz, busco la paz

ZAINAB SALBI
Comparte

Zainab Salbi: “La madre tiene más oportunidades de sanar a sus hijos que cualquier tratado de paz”

Zainab Salbi es niña de la guerra de Irak que con 23 años fundó Woman for Woman International, una organización con la que ha ayudado a más de 400.000 mujeres en zonas de conflicto en el mundo. La revista People la considera una de las “25 mujeres que cambian el mundo”.

Pero antes de que Zainab cambiara el mundo, alguien intentó cambiar el suyo, así lo cuenta: ”En la historia de las guerras nos olvidamos de la historia de mi madre que nos entretenía con títeres para que no nos asustáramos con los sonidos de las explosiones y los tiros. Lo peor de la guerra es el miedo, y el peor miedo es el de perder mi yo interior”.

Hay una guerra que destruye más que el hierro: el dolor causado por los nuestros

Es verdad, la guerra de los pueblos es una constante, pero hay una guerra más cotidiana que destruye más que el hierro, “el dolor que proviene de los que debieran amarnos y no lo hacen. La injusticia que proviene de nuestros familiares destruye más que el metal, dicen los árabes” esto sí destruye el “yo interior”.

Ahora que el conflicto y la violencia se instala en el seno de las familias, miramos atrás, a Juan Pablo II en la XXVIII Jornada Mundial de la Paz: 

“Al comienzo de 1995, con la mirada puesta en el nuevo milenio ya cercano, dirijo una vez más a todos vosotros, hombres y mujeres de buena voluntad, mi llamada angustiada por la paz en el mundo.

 En este sentido, deseo dirigir mi Mensaje para esta Jornada de la Paz especialmente a las mujeres, pidiéndoles que sean educadoras para la paz con todo su ser y en todas sus actuaciones: que sean testigos, mensajeras, maestras de paz en las relaciones entre las personas y las generaciones, en la familia, en la vida cultural, social y política de las naciones, de modo particular en las situaciones de conflicto y de guerra. ¡Que puedan continuar el camino hacia la paz ya emprendido antes de ellas por otras muchas mujeres valientes y clarividentes! “.

Cuando las mujeres somos fieles a lo que somos, esencialmente, podemos ayudar mucho a cambiar el mundo. Y es que, como concluye Zainab Salbi en la TED TALK Las mujeres, la guerra y el sueño de la paz,  “La madre tiene más oportunidades de sanar a sus hijos que cualquier tratado de paz””.

Este artículo fue originalmente publicado en Arguments

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.