¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Año Nuevo, matrimonio nuevo

COUPLE
Atelier211 - Shutterstock
Comparte

Mediten estos 7 aspectos y hagan de su matrimonio el proyecto más importante este año

No es imposible. Claro que se puede comenzar un matrimonio de cero. Y no hablo de que perdamos la memoria y nos olvidemos de todo, ni cosas por el estilo, sino de replantearnos y de reencontramos. 

Comenzamos un año nuevo y el mismo ambiente nos motiva a ponernos metas, a hacer cambios y mejoras. ¡Pues qué mejor que hacerlas en eso que se supone que es nuestro proyecto de vida más importante, nuestro camino hacia la plenitud: nuestro matrimonio!

Como lo hemos dicho en repetidas ocasiones, el matrimonio no es un ente aislado que funciona por sí mismo, sino la unión de 2 voluntades que lo hacen funcionar. Por lo tanto, ambos necesitan nutrir cada parte que compone su relación.

Todos los matrimonios, por muy perfectos que parezcamos a los ojos del mundo, tenemos áreas de oportunidad y esta me parece una buena época para abordarlas. Con ello lograríamos simplemente reinventarnos en nuestra relación.

Les propongo reflexionar juntos como pareja sobre vuestra relación y se planteen si hay aspectos que conviene sanar. Les animo pues ponerse manos a la obra para vivir un matrimonio nuevo. Les sugiero que mediten sobre estos 7 aspectos. Tómenlo como motor de arranque, platiquen y profundicen para crecer en ese amor que juraron tenerse toda la vida.

  • Recuerden cómo era cuando eran novios. ¿Por qué se casaron? ¿Qué te llamó la atención de ella para pedirle matrimonio? Y a ti mujer, ¿por qué le dijiste que sí aceptabas casarte con él? ¡Traigan esa historia pasada a su presente y vuelvan a sentir esa maripositas revoloteando en su estómago!
  • ¿Qué lugar tiene Dios en su matrimonio? ¿Cómo está su vida de oración como pareja?
  • ¿Hay algo en lo que se deban pedir perdón? El matrimonio es la escuela del perdón. Procuren perdonarse pronto y nunca dormir enojados.
  • ¿Cómo es su comunicación? ¿Qué virtudes deben adquirir o qué actitudes deben mejorar para lograr tener una comunicación más eficaz y eficiente? Hoy en día los celulares nos acercan a las persona que están lejos, pero nos alejan de las que están cerca, a nuestro lado, en este caso nuestro cónyuge. Nunca perdamos ese toque personal. La comunicación es vehículo del amor. Como personas necesitamos entregarnos, darnos a conocer y amar de una manera más profunda, total. En ese amor necesitamos decir y expresar todo, hasta lo más íntimo, con la confianza de que el otro va a comprendernos y aceptarnos tal y como somos. Debe de existir una confianza absoluta que nos permite y exige abrirnos del todo, pero requiere también recibir al otro con esa absoluta confianza, tal y como es. 
  • ¿Cuáles son las heridas emocionales que les empujan a no hacer el bien que desean y a obrar el mal que no desean? ¿Cómo se apoyan para sanarlas? ¿Buscan especialmente la ayuda de Dios para curarlas? Recuerden que para que un matrimonio mejore el cambio debe comenzar por mí: controlar mis palabras, mis acciones, mis errores, mis sentimientos, mis decisiones, etc. 
  • ¿Cuáles son sus necesidades emocionales? ¿Son generosos uno con el otro y se sirven con amor y buena actitud, aunque se sientan cansados o de mal humor? ¿Se hacen las preguntas mágicas diarias: en qué te puedo servir hoy o qué puedo hacer para hacerte feliz?
  • Su intimidad conyugal les une o les separa. ¿Con sus cuerpos se hablan del amor y del respeto que se tienen?

El matrimonio tiene muchas más aristas, pero estas 7 son claves para crecer en el amor. Por último, al presente solo deben traer aquello que de verdad les haya servido para crecer en su unión. Lo pasado lo dejamos a la Misericordia de Dios y,  de ser necesario, busquen apoyo profesional.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.