Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconActualidad
line break icon

La Navidad de Colin O’Brady

COLIN O BRADY

Instagram-@colinobrady

Jaime Septién - publicado el 28/12/18

Cruzó la Antártida en solitario, sin asistencia ni ayuda del viento

El 26 de diciembre el atleta estadounidense Colin O’Brady (33) realizó una de esas hazañas que hacen pensar que los límites del hombre son cada vez más difusos: cruzar la Antártida en solitario, sin asistencia y sin ayuda del viento.

Fueron 54 días en los que O’Brady recorrió 1.499 kilómetros, con una increíble jornada final, la del día de Navidad, de 124.78 kilómetros. Estaba compitiendo con el inglés Louis Rudd (49), al que venció para convertirse en la primera persona en cruzar la Antártida sin apoyo.

La resistencia que exhibió en estos fatigosos 54 días es la de un completo atleta. La Antártida, como el Everest, ha cobrado vidas en el intento de cruzarla de un extremo a otro, de costa a costa. En todo el tiempo que ocupó la hazaña, O’Brady solo se tomó un día de descanso, y eso porque la piel de foca de uno de sus esquíes se zafó y tuvo que detenerse a pegarla.

O’Brady recorrió, en una jornada de 32 horas sin dormir, los últimos 124.78 kilómetros de su viaje, un ultramaratón que eleva el récord y lo hace muy difícil de superar. “No lo sé, me invadió una sensación”, dijo O’Brady en una entrevista telefónica que reproduce New York Times en Español.

“Simplemente me sentí enfocado en las últimas 32 horas, como en un estado de inmersión profunda. No escuché nada de música, me sentía concentrado, sabía que no iba a parar hasta terminar. Fue algo muy profundo, hermoso, y una manera increíble de terminar el proyecto”, subrayó el atleta estadounidense.

Antes que O’Brady, solamente el buzo de aguas profundas y ex oficial de las fuerzas armadas especiales de Noruega, Borge Ousland (56), había cruzado el continente de hielo solo y sin asistencia, pero con la ayuda de una cometa (lo que disminuye tanto el riesgo de equivocarse y reduce
significativamente el margen de error, que en esas soledades puede ser fatal). Ousland realizó su hazaña entre 1996-1997.

La noche de Navidad fue “el momento”

O’Brady y Rudd salieron juntos desde Punta Arenas, Chile, el 31 de octubre y el 3 de noviembre partieron del campamento base de Antarctic Logistics & Expeditions (ALE) en el glaciar Unión. Poco a poco, el estadounidense fue ganando terreno al inglés hasta lograr separarse –sobre todo tras la carrera inverosímil del día de Navidad—a tres días de distancia.

En promedio, O´Brady recorría poco más de 32 kilómetros diarios y en un día hizo 48 kilómetros. Ya el 12 de diciembre había llegado al Polo Sur, y su avance era constante. Pero –ha confesado a New York Times en Español—la mañana de Navidad, cuando despertó a 2.400 metros sobre el nivel del mar, sintió que había llegado “su momento”.

Habló con su esposa y administradora de la expedición, Jenna, con su madre y asesora, Eileen, y con el campamento base de ALE, diciéndoles que se sentía bien y que iba a “esquiar un poco más”. Todos pensaron que iba a hacer un gran esfuerzo y recorrer 64 kilómetros, para el 26 hacer menos y llegar el 27 a la meta. Iba tranquilo y con ventaja sobre Rudd.

La noche de Navidad, solamente descansó 90 minutos, tomó doble ración de cena, hirvió agua y se comunicó con su esposa, sin decirle con exactitud el plan que tenía preparado. O’Brady le comunicó que no se iba a detener ya más. “Necesito tu apoyo al cien por ciento. Confía en mí”, terminó diciéndole a Jenna.

El peligro de derrumbarse, perder la lucidez y cometer un error fatal, era enorme. Pero le ayudó su determinación, su condición física y el hecho que el último tramo de su carrera fuera cuesta abajo, por lo que se deslizó con sus esquís hasta llegar a la meta.

Tras cumplir con su misión, O’Brady dijo que armaría su tienda de campaña, cerraría los ojos y esperaría a que su rival, Rudd, terminara su propio recorrido en solitario. “Se me están cerrando los ojos”, comentó O’Brady. “Mi plan es esperar a Lou aquí y volar juntos de vuelta al glaciar Unión”. En estos momentos, ambos héroes estarán llegando al glaciar. De vuelta a casa.

*Con información de New York Times en Español*

Tags:
antartidahazaña
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.